Actualidad

Artículos de Opinión

¿Qué es la homeopatía para mí?

Por el Dr. Alberto Sacristán

En los últimos años, se han dado muchas publicaciones sobre ¿Qué es la homeopatía? En este caso podríamos dar una definición académica, o podríamos dejar una explicación sencilla comprensible socialmente. En los últimos años, también me he encontrado en medios que han publicado sobre la homeopatía con conceptos erróneos, sin tener referencias científicas, sin tener referencias de expertos, o tener enlaces a webs de relevancia en el tema de la homeopatía.

Reflexionando sobre qué es la homeopatía, me he dado cuenta de que ha significado distintos conceptos sobre la homeopatía. El primer contacto con la homeopatía me supuso una sensación de ignorancia total. Terminando la carrera de medicina un familiar fue tratado con homeopatía con un resultado óptimo y yo me dije ¿qué es esto? Con cinco años y medio de carrera, no había oído nada al respecto y mi familiar se había curado con un sencillo tratamiento ¿de qué se trataba? ¿Cómo actuaba?… Y ¿Dónde podía estudiarlo? Las preguntas se me acumulaban y la mayoría sin una respuesta inmediata. Estaba un poco perdido.

Tenía que terminar la carrera, hacer el MIR y con familia ya en marcha, conseguir un buen trabajo. Esto retrasó mi formación en homeopatía, pero en una sesión clínica de mi centro de salud terminando mi formación MIR, se habló de cómo un paciente con un par de hernias discales, que había recibido tratamiento farmacológico, rehabilitador y por la unidad del dolor con distintos tipos de tratamientos sin éxito, persistiendo el dolor y su baja laboral. Le habían propuesto la cirugía, tratamiento que el paciente rechazó inicialmente. Según la médico del centro de salud que nos contaba el caso clínico, nos indicó que el paciente finalmente acudió a un médico acupuntor y que en un número de sesiones que no recuerdo el dolor cedió. Otro tema que se quedó grabado en mi mente. Pero, además otra compañera del cetro de salud expuso como un paciente suyo también había tenido un gran éxito con un tratamiento con medicamentos homeopáticos. En ese momento que ya casi esa palabra había desaparecido de mi mente, volvió a captar mi atención y volvieron a aparecer las mismas preguntas. ¿Cómo es posible que estos pacientes hubieran mejorado con homeopatía o con acupuntura y no lo hicieran con los tratamientos tan potentes que les habían dado y con los que yo estaba familiarizado? ¿Cómo es posible que se optaran como último recurso y no como primera opción?

Al inicio de mi formación MIR, mientras que mis compañeros pensaban en el doctorado, en Másteres… yo pensé en formarme en homeopatía. Había conseguido asistir a un curso que organizaba el Ayuntamiento de Madrid. Llegué justo en el inicio de la formación y estaba tan lleno que apenas pude encontrar sitio incluso de pie. Este curso sembró una semilla de curiosidad, de inquietud por saber más sobre la homeopatía. En este momento la homeopatía era un reto, era una incógnita, deseo de conocimiento. Quería tener una herramienta más para poder dar respuesta a pacientes que acudían a consulta y que sólo podía darles un tratamiento sintomático usando familias farmacológicas que indican bloqueo (anti-). Los medicamentos que estaba usando eran medicamentos para enfermedades crónicas como por ejemplo la Hipertensión arterial con Antihipertensivos, y en el caso de enfermedades agudas, los medicamentos (Anti-) generalmente indicaban el bloqueo de mecanismos de defensa del organismo como Antitusivo (la tos suele ser un mecanismo de defensa que elimina la mucosidad), Antitérmico (la fiebre aguda es otro mecanismo de defensa que surge en procesos infecciosos, ya que la elevación de la temperatura corporal sirve para “matar” al agente infeccioso) o los tan usados Antinflamatorios (la inflamación aguda se produce para conseguir la restauración del tejido dañado) y así con muchos otros medicamentos. Empezaba a cuestionarme si todo esto era correcto, si ir en contra de los mecanismos de defensa y las respuestas fisiológicas del organismo era lo correcto.

Comenzando mi curso en homeopatía, sentí que se me revolvía mi conocimiento médico y que entraba en detalles sobre el conocimiento de un mundo que comenzaba a ser apasionante. Según comenzaba a conocer la Materia Médica Homeopática desgranando las distintas cepas homeopáticas iba identificando a pacientes que se hubieran beneficiado claramente de un tratamiento con uno y otro medicamento homeopático. Yo creo que como todos los que nos hemos iniciado en la homeopatía, empecé a usar la homeopatía con los familiares y creo que como todos a veces con éxito y otras veces sin el éxito esperado. Estos resultados negativos servían como un detonante para seguir profundizando en el conocimiento de la homeopatía.

Llegó el momento de recomendar y prescribir homeopatía a los pacientes. Comencé a realizar mis primeras prescripciones en un hospital privado en un servicio de traumatología con el que empecé a trabajar. Pronto los cinco traumatólogos del equipo me derivaban a pacientes que les resultaba complicado el tratamiento farmacológico para controlar la sintomatología o solventar el proceso. Obtuve muchos resultados positivos, pero uno de los que más me gustó fue la resolución del tratamiento de un paciente que presentaba una calcificación de hombro. Después realizaría un trabajo con el servicio de traumatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón en pacientes con Calcificaciones de hombro. Desde este momento la homeopatía supondría una herramienta para ayudar a los pacientes, un método de conocimiento más exhaustivo de la persona enferma, incluso podría decir que es un modo de vida.

La homeopatía ha supuesto un vínculo de unión con otros médicos con las mismas inquietudes, con farmacéuticos que incorporan la homeopatía en la recomendación habitual que hacen en la farmacia, y veterinarios que usan la homeopatía con sus pacientes, los animales. Con todos ellos he podido compartir multitud de horas en debates, en el contraste de opiniones y puntos de ver la homeopatía, en formaciones que uno deseaba fueran interminables por lo enriquecedor que estaban siendo.

Y desde el 2015 la homeopatía ha sido una responsabilidad. Ser presidente de la Sociedad Española de Medicina Homeopática. Pero más cuando en el 2018 asumo el cargo de presidente de la Asamblea Nacional de Homeopatía que engloba a las principales sociedades homeopáticas de España.

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

10 de abril: Día Internacional de la Homeopatía

La Homeopatía fue fundada en el siglo XVIII por el Dr Samuel Hahnemann, médico alemán nacido  el 10 de abril...

abril 8, 2024

Preparando oposiciones con homeopatía.

Los medicamentos homeopáticos ofrecen una serie de ventajas respecto a otros tratamientos convencionales en general, y en particular a la...

octubre 10, 2023

La era de la vileza… homeopática

Descubre en este post del Dr. Gonzalo Fernández reflexiones sobre la presencia de la vileza en la sociedad
Desde...

octubre 4, 2023

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.