Actualidad

Artículos de Opinión

Vida y color

Por Dr. José Ignacio Torres

La belleza necesaria

A Juan Cruz Sol, mi jugador favorito, que está en los cielos

A menudo tengo la sensación de que estamos perdiendo el equilibrio y nos vamos a caer al abismo como trapecistas ebrios o funambulistas con Parkinson.

Y todo ello tiene que ver con la distancia insalvable que gran parte de la población parece tener con la belleza. En este sentido coincido con algunos escritores como el gran Vilas1. Y esta coincidencia me provoca una tristeza infinita.

Puede que tenga que ver con mis muchos defectos, y que no soy capaz de entender la vida sin ética y sin estética. Es más doloroso aún, cuando el mundo parece actualmente el cambalache de Santos Discépolo2 en donde lo único que importa es el ocio y el negocio.

Algo que se observa en las relaciones personales, laborales, en las familias y muy especialmente entre los jóvenes. Una distancia abisal a pesar de estar físicamente unos al lado de los otros. La incomunicación presencial que constituye un océano de distancia3 que humedece los sentimientos y adormece la reflexión nos invade de forma progresiva e imparable.

El negocio llegó a las empresas, a los bancos, al cine, a los medios de comunicación y desafortunadamente ha infectado incluso la medicina, la filosofía y las expresiones artísticas. Liberarse del dinero es en estos momentos una obligación moral difícil de llevar a cabo y siempre a contracorriente. Porque todo es industria; la luz, el teléfono, los monumentos, los museos, el turismo, la medicina4,5, las relaciones sociales. Nada se libra de la lepra del negocio que nos llena el alma de costras mal olientes.

La estética del fútbol

Un ejemplo de la superficialidad y culto al dinero de esta sociedad occidental en la que vivimos es el fútbol.

Mientras escribo, estoy pensando en la pérdida en noviembre del pasado año de mi jugador favorito, Juan Cruz Sol, que constituyó para mí un silencioso dolor familiar.

De adolescente deseaba ser capaz de jugar como él y correr la banda derecha de su Valencia y Real Madrid, con aquella velocidad plástica digna de un Mercurio del césped. Juan Cruz fue un buen futbolista, pero, sobre todo, una excelente persona.

Hasta hace poco, el fútbol era una fiesta dominical en la que el paseo al estadio, el bocadillo y los amigos o la familia eran los ingredientes principales para el disfrute.

Hablo de los partidos radiados, de la televisión en blanco y negro, de las fotografías y los cromos coleccionados y de las entradas de papel guardadas en el baúl de los recuerdos. Pero también del fútbol de colores de cada fin de semana.

Era más importante la épica y la estética incluso que el resultado, porque tu equipo vestía de un blanco inmaculado, sin propaganda, sin aditivos, colorantes ni edulcorantes, sin nada que justificar salvo jugar bien al fútbol, entretener y sentir el orgullo de sudar la camiseta más deseada por los niños.

Los futbolistas parecían personas normales, en vez de los multimillonarios de hoy en día luciendo joyas y tatuajes como si acabaran de salir de una guerra tribal mostrando su prepotencia y su falta de educación.

Y disfrutábamos del coraje de Pirri, la sabiduría y elegancia de don Manuel Velázquez, el vuelo en escorzo de Santillana por encima de las cabezas de todos los defensas o el regate eléctrico de Amancio.

Sentíamos el mismo arrobamiento al contemplar la elegancia de Beckenbauer6 atravesando el campo como si estuviera bailando un vals o la ingravidez de Cruyff7 al llevar pegado el balón a sus pies con su capa invisible volando hacia la portería que ante un lienzo de Goya o el comienzo de la tercera de Mahler, porque aquello era más que una competición. Era un regalo lleno de magia y espectáculo.

El gol era la obra terminada después de las pinceladas rojas, azules, blancas, ocres y amarillas sobre el verde del césped horadado por las botas de clavos de nuestros héroes. Goles para el museo de nuestra memoria, copas de Europa capaces de emocionarte más allá de la victoria porque fueron consecuencia de una obra de arte como la volea de Zidane en Glasgow8, la chilena de Bale en Kiev9 o la cabalgada de Raúl en París10.

Y en ese museo habitan también los trabajos preparatorios, aguadas, tintas, borradores, mármol cincelado, madera desnuda de la que brota un rostro, pinceladas de sombras y luces brillantes como el taconazo de Redondo en el “teatro de los sueños”11 para regalar un gol eterno.

Belleza, en definitiva, en la preparación y en la ejecución de la obra, armonía fijada en el papel, grabada en las retinas, registrada en la cámara y sentida en el alma. Esa es la estética del fútbol.

Del fútbol a la homeopatía

Parece razonable no encontrar paralelismos entre el fútbol y la homeopatía.

Sin embargo, en cualquier tarea médica y sanitaria el trabajo en equipo es fundamental. Equipo con otros profesionales sanitarios y no sanitarios, con las familias, pero, sobre todo, con los pacientes; porque el mejor tándem posible es el formado por paciente y médico, con objetivos comunes acordados previamente.

He aprendido desde hace más de 30 años como médico de familia y más de 25 como médico homeópata que la labor de todo terapeuta se cimenta en el triángulo formado por la verdad, la belleza y la cooperación. Por eso, persigo con ahínco en mi labor mantener con cada persona que solicite mi ayuda un compromiso tanto ético como estético.

Independientemente del empleo o no de medicamentos homeopáticos, la entrevista clínica que lleva a cabo el médico homeópata y la relación que se establece con el paciente solo puede existir en un contexto de verdad y belleza desde la humildad y el deseo real de comprender y ayudar. Todo lo demás, como diría el poeta, es cajero automático.

El tiempo que vendrá

Quizás, la pandemia pueda ser un tiempo para la calma, un momento de aprendizaje, de sentir y reconocer la necesidad que tenemos de los otros. De lo que nos une muy por encima de lo que nos separa.

Ha habido abrazos virtuales, aplausos sentidos y afecto compartido que debería servirnos como lanzadera para recuperar nuestros valores.

Desde el interior de cada uno de nosotros debería surgir la revolución contra la fealdad, la uniformidad y el comercio “basura” en busca de la verdadera libertad que se encuentra en la verdad y la belleza.

Es posible que sea preciso devolver a la vida color como cuando buscábamos con ahínco el cromo que nos faltaba para completar la colección. Y restablecer con ello el respeto y el amor a los demás, porque en la sociedad sucede lo mismo que en los álbumes de antaño; todos los cromos son importantes.

Evitemos la fealdad apocalíptica que nos amenaza, porque sólo cuando el estadio tenga un extraño nombre, deudor del capital y no podamos volver a entrar en el recinto sagrado habrá llegado el momento de tirar la toalla.

Mientras ese desastre no suceda, estaremos a tiempo de rescatar el arte de las ruinas y volver a ser humanos.

  1. https://www.lne.es/sociedad/2021/05/02/manuel-vilas-belleza-produce-ciudadanos-50369617.html
  2. https://www.youtube.com/watch?v=vH6_jzFlkFg
  3. https://www.hablandodehomeopatia.com/la-consulta-del-medico-homeopata-un-acto-de-presencia/
  4. Cerecedo MJ, Tovar M, Rozadilla A. Medicalización de la vida. “Etiquetas de enfermedad: todo un negocio”. AtenPrimaria.2013;45(8):434-438
  5. Montori V. La rebelión de los pacientes. Contra una atención médica industrializada. Antoni Bosch. Barcelona. 2020
  6. https://www.youtube.com/watch?v=YbXq8ntNkxw
  7. https://www.youtube.com/watch?v=TBmOMziLNcU
  8. https://www.youtube.com/watch?v=vHgKO-blDN4
  9. https://www.realmadrid.com/noticias/2020/05/24/se-cumplen-20-anos-de-la-octava
  10. https://www.realmadrid.com/noticias/2020/05/24/se-cumplen-20-anos-de-la-octava
  11. https://www.youtube.com/watch?v=Z16ZY9DMD-I

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

Día Internacional de la Eliminación de Violencia contra la Mujer

Este 25 de noviembre 2021 se celebra el día Internacional de la Eliminación de Violencia contra la Mujer. Descubre este...

noviembre 25, 2021

La Dinamización: una Etapa Esencial para la Acción de los Medicamentos Homeopáticos

Para entender mejor la identidad única de los medicamentos homeopáticos, es fundamental centrarse en la dinamización, una etapa clave de...

noviembre 22, 2021

Vida y color

Parece razonable no encontrar paralelismos entre el fútbol y la homeopatía. Sin embargo, en cualquier tarea médica y sanitaria el...

noviembre 10, 2021

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. Homeopatía Suma no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. En el siguiente directorio encontrará un listado de profesionales de confianza asociados a la ANH: https://profesionales.homeopatiasuma.com