Actualidad

Artículos de Opinión

Qué es y para qué sirve la belladonna en homeopatía.

Por el Dr. Guillermo Basauri

La Belladona (Atropa Belladonna) es una de esas plantas que los seres humanos llevamos usando miles de años, desde el antiguo Egipto hasta nuestros días. En este post vamos a conocer más sobre esta planta y cómo la Homeopatía es capaz de aprovechar sus propiedades medicinales con total seguridad cuando la usamos en forma de medicamento homeopático.

Algunos datos sobre la planta y su historia.

La Belladonna es una de las plantas más tóxicas conocidas; la simple ingesta de algunas bayas puede provocar graves problemas en el organismo e incluso la muerte. Y es, precisamente, esa tremenda toxicidad la que le da a esta planta todo su gran potencial como medicamento. Es como cualquier fuerza de la Naturaleza; cuando aprendemos a respetarla y a dosificarla, toda esa energía deja de ser una fuerza temible para convertirse en un aliado del ser humano. Y esta es la esencia de la Homeopatía.

La Atropa belladonna es una planta originaria de diferentes áreas de Europa, Asia y norte de África, aunque actualmente se extiende por prácticamente todo el hemisferio norte. Puede alcanzar el metro y medio de altura, tiene hojas redondeadas, flores acampanadas y bayas de color oscuro. Normalmente habita en zonas sombrías y húmedas. Sus bayas son altamente venenosas y el simple contacto con sus hojas puede producir inflamación y enrojecimiento en personas sensibles.

A lo largo de la historia los seres humanos le hemos dado usos muy diversos; desde un veneno para matar hasta convertirse en el origen de importantes medicamentos, tanto convencionales como homeopáticos. Por sus efectos farmacológicos, también se usó con fines narcóticos y relajantes, afrodisíacos, para estimular la fiereza y el valor de los soldados antes de la batalla y en rituales mágicos en distintas culturas y civilizaciones, todo dependiendo de las dosis en que se usara.

Su nombre, Atropa belladonna, tiene un curioso origen. La atropina, junto con la escopolamina de la que luego hablaremos, es uno de los principios activo más importantes de esta planta y su nombre proviene de Átropos, una de las tres Morias que, según la mitología griega, eran las diosas encargadas de decidir el destino de los humanos, desde el nacimiento hasta su muerte. Y Átropos era la última en actuar, la que segaba el hilo de la vida.

El origen del vocablo belladonna es más amable y tiene que ver con el uso, digamos, cosmético que hacían algunas mujeres de esta planta pues la atropina, a bajas dosis, dilata las pupilas y sonroja la piel de los pómulos dando a la persona que lo use una mirada profunda y cautivadora y unos pómulos sonrosados y llamativos. De hecho, belladonna en italiano significa mujer hermosa, bella dama.

Efectos de la Belladonna en el organismo.

Esta planta a través principalmente de dos de sus alcaloides, la atropina y la escopolamina, va a actuar sobre nuestro organismo provocando diferentes signos y síntomas según la dosis ingerida.

Así, las intoxicaciones moderadas producirán enrojecimiento cutáneo, sequedad de boca con sed intensa y dilatación de las pupilas. Intoxicaciones más severas podrán llegar a producir delirio violento con alucinaciones y fiebre. Por fin, su efecto relajante a nivel muscular puede llegar a provocar la muerte si se consumen cantidades más importantes de la planta.

Estos efectos anticolinérgicos y parasimpaticolíticos de la atropina y la escopolamina hacen de ellas principios activos muy interesantes para elaborar medicamentos convencionales que se usan en distintas indicaciones médicas como el vértigo y el mareo en los viajes (cinetosis), el síndrome del colon irritable, las úlceras de estómago, el Parkinson, incontinencia urinaria, preparación para la anestesia, problemas cardíacos y respiratorios, dolores espasmódicos o en la dilatación de las pupilas para hacer las exploraciones de los ojos.

La Belladonna y su uso en Homeopatía.

Como ya explicaba, la manera particular en la que se elaboran los medicamentos homeopáticos nos permite conservar el poder terapéutico de plantas como la Belladonna evitando todo su potencial tóxico. Así, los medicamentos homeopáticos a base de esta planta podremos utilizarlos con total tranquilidad, incluso en bebés y niños pequeños, de uso muy frecuente, en mujeres embarazadas, en personas mayores, en personas polimedicadas y en pacientes que sufran cualquier tipo de insuficiencia hepática o renal. Y siempre podremos combinarlos con otros medicamentos si fuera necesario.

La acción de la Atropa belladonna y, por tanto, su acción clínica se centrará en:

  • Los procesos inflamatorios y febriles.
  • Las mucosas.
  • El sistema cardiovascular.
  • El sistema nervioso.

Los procesos inflamatorios.

Congestión, calor. dolor y, según la localización, abultamiento local, son las características básicas de los procesos inflamatorios que Belladonna cubre. Son procesos similares a los que ya describíamos en Apis con la diferencia de que en estos últimos el edema de la zona afectada suele ser más intenso pero la congestión y el enrojecimiento menores. El dolor, en ocasiones, se manifestará como un “dolor pulsátil”, como latidos.

La fiebre.

Belladonna es uno de los medicamentos homeopáticos más usados para modular los estados febriles, especialmente en los niños. La fiebre es elevada y de aparición brusca, aunque no tanto como la de Aconitum, y de evolución oscilante. El rostro está rojo y caliente, y las pupilas dilatadas. El cuadro congestivo suele acompañarse de dolor intenso de cabeza y sudores abundantes. El paciente busca estar tumbado, tranquilo y a oscuras pues la luz, los ruidos y la más pequeña sacudida le agravan su estado general. Está especialmente indicado en las fiebres de los niños que se acompañan de delirios o que hayan hecho alguna vez convulsiones durante estos cuadros.

Las mucosas.

La sequedad es la característica fundamental que presentan las mucosas que precisan de Belladonna. Así, cuando veamos cualquier mucosa que presente sequedad con inflamación dolorosa tendremos que pensar en este medicamento como una de las primeras opciones de tratamiento.

El sistema cardiovascular.

Belladonna es un gran medicamento de procesos congestivos en general como cefaleas congestivas y pulsátiles con la cara y los ojos enrojecidos, sofocos vasomotores o erupciones cutáneas rojas y calientes.

También lo podremos usar en pacientes con hipertensión arterial espasmódica acompañada de taquicardias, sensación de latidos en distintas partes del cuerpo y cefaleas congestivas y pulsátiles.

El sistema nervioso.

Los pacientes que necesitan Belladonna manifiestan una hipersensibilidad sensorial general muy marcada; la luz, el ruido, el frío, el tacto o las sacudidas provocarán una agravación general de todos sus síntomas.

Es también un gran medicamento de espasmos musculares, tanto de musculatura lisa (dolores espasmódicos viscerales) como de musculatura estriada (espasmos de músculos del aparato locomotor). La sensación que describe el paciente es de un dolor de tipo pulsátil o calambroideo.

Con la Belladonna podemos también ayudar a modular las crisis de delirio violento que algunos pacientes pueden presentar.

Así que, con todo esto: ¿En qué situaciones concretas usaremos Belladonna en Homeopatía?

Indicaciones clínicas de Belladonna.

  • Enfermedades infecciosas con inflamación y sequedad de mucosas que, frecuentemente aunque no obligatoriamente, irán acompañadas de fiebre con las características antes descritas: faringitis, laringitis, amigdalitis, otitis, conjuntivitis, mononucleosis infecciosa, serán algunos de los cuadros frecuentes.
  • Enfermedades eruptivas infantiles como la escarlatina.
  • Cualquier proceso inflamatorio en sus primeros estadios, cuando la lesión aparece abultada, roja, dolorosa y caliente, sin signos de supuración.
  • Gripes y cuadros pseudogripales.
  • Dolores espasmódicos: dolores de reglas, cólicos de riñón, cólicos intestinales, cólicos hepáticos, contracturas musculares, sacudidas musculares. Puede ser de utilidad en el hipo.
  • Quemaduras de primer grado. Muy útil en las quemaduras solares y en la radiodermitis causada por los tratamientos con radioterapia.
  • Insolaciones.
  • Cefaleas congestivas.
  • Hipertensión arterial espasmódica.
  • Sofocos de la menopausia.
  • Fotofobia.
  • Sequedad ocular. Sequedad de boca.
  • Episodios de delirio y agresividad en personas con procesos de degeneración cognitiva tipo Alzheimer o demencia senil.

Como vemos, Belladonna es un gran medicamento homeopático muy útil en infinidad de situaciones habituales que no debe faltar en nuestro botiquín casero, mucho menos si tenemos niños en casa.

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

10 de abril: Día Internacional de la Homeopatía

La Homeopatía fue fundada en el siglo XVIII por el Dr Samuel Hahnemann, médico alemán nacido  el 10 de abril...

mayo 13, 2024

Preparando oposiciones con homeopatía.

Los medicamentos homeopáticos ofrecen una serie de ventajas respecto a otros tratamientos convencionales en general, y en particular a la...

octubre 10, 2023

La era de la vileza… homeopática

Descubre en este post del Dr. Gonzalo Fernández reflexiones sobre la presencia de la vileza en la sociedad
Desde...

octubre 4, 2023

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.