Actualidad

Artículos de Opinión

La homeopatía no es el mayor problema sanitario que tiene España

Por Dra. María Fuentes Caballero

Nº Colegiado 6.974

A mediados del mes de noviembre de 2018, el gobierno de Pedro Sánchez, a través de sus ministros de Sanidad y Ciencia y Universidades, María Luisa Carcedo y Pedro Duque, respectivamente, anunciaron una campaña contra lo que denominan pseudoterapias, entre las que aparece la homeopatía.

Esta campaña, que  tiene más bien, rasgos de cruzada, , no es algo nuevo. Pero sí es, en España, la más fuerte desde la dictadura, tiempo en el que estuvo prohibida, para ir recuperándose progresivamente, desde los 80 al presente .

Históricamente, siempre que una nueva disciplina o visión, de cualquier área del conocimiento, cuestiona los referentes del sistema de poder predominante, es perseguida al menos en un primer momento. Hasta el propio Dr. Hanneman, padre de la homepatía, tuvo que cambiar en ciertos momentos de ciudad, e incluso de país, cuando puso en práctica sus descubrimientos médicos.

Pero, ¿por qué el gobierno ha comenzado esta persecución? ¿Por qué la homeopatía genera semejantes reacciones, como para poner tantos medios en función de descalificarla y destruirla? En una situación generalizada de caos sanitario y político, ¿esa es la mayor de nuestras dificultades? ¿la mayor de las amenazas sobre la población y la salud pública? . Lamentablemente, esta posición de un gobierno habla más del grado de ignorancia y dogmatismo que impera en esta época, que de ciencia, medicina y preocupación real por la situación de la Salud Pública en nuestro Estado.

La homeopatía no es una medicina moderna, ni una actividad pseudocientífica (por cierto, palabra inexistente en el diccionario de la RAE), ni tan siquiera una ciencia, puesto que la medicina nunca lo ha sido. Es una disciplina médica y terapéutica, con parte de arte, y parte de ciencia y que tiene 200 años de historia. Ello implica que posee un bagaje y un amplio cuerpo de conocimiento conformado por investigación, millones de casos clínicos curados y publicados, bibliografía, múltiples publicaciones de alto nivel, y reconocidas en gran parte del mundo actual, incluidas Universidades y hospitales de prestigio.

Como cualquier otra disciplina médica , tiene como objetivo aliviar y curar, no sólo los síntomas físicos, sino también psíquicos. Y no sólo dolencias agudas, sino también crónicas. De hecho, premios nóbeles de medicina, como el profesor Montaigner, reconocen que llega a actuar hasta niveles de ADN o material genético.

Es indecente, e incomprensible que en los Presupuestos del Estado 2019 aparezcan más de 1 millón de euros para luchar contra las pseudociencias. El problema más grave que en estos momentos tiene España en sanidad no son las pseudociencias, ni la homeopatía, la medicina china, o la osteopatía. Tenemos muchísimos más problemas, y mucho más graves:

  • Presupuestos insuficientes.
  • Largas listas de espera en la atención especializada
  • Derivaciones cada vez más numerosas a Centros Privados, que frecuentemente han sido creados con dinero público.
  • Desmantelamiento progresivo de un sistema sanitario público con una calidad muy aceptable, hacia una privatización cada vez más invasiva.
  • Sobremedicalización, que además de gravar la economía pública e individual, genera innumerables enfermedades, y viene siendo en este momento la tercera causa de muerte en los países industrializados.
  • Asistencia Primaria insuficiente. E incompleta.
  • Prevención y educación de salud insuficientes o inexistentes. Y centrada, únicamente en las campañas vacunales y screennings –pruebas tecnomédicas-, no siempre justificadas, y no siempre con proporción benefico-riesgo. Por nombrar, sólo algunos.

En una de esas sincronías que se dan en el espacio-tiempo, aparece un documento en e-criterium,  con título EL SISTEMA SANITARIO ESTA EN UNA CRISIS PROFUNDA ALGUNAS PROPUESTAS DE MEJORA DEL SISTEMA PÚBLICO DE SALUD, firmado por un colectivo de colegas catalanes, que amplía y corrobora algunos de esos problemas del actual sistema sanitario público. Transcribo los puntos más significativos, y pongo el enlace , por si interesa ampliar la información[1]

LOS VALORES QUE HA DE TENER EL SISTEMA PÚBLICO DE SALUD

1. La salud de toda la población y la atención a las necesidades de salud de las personas son elementos centrales que han de dirigir las políticas y las actuaciones del Sistema. Las personas han de disponer del derecho de ser las protagonistas de los servicios de salud junto con los profesionales, que están al servicio de estas. Se debe fomentar su autonomía para ser personas activas y empoderadas en su salud y de la salud de la comunidad.

2. La salud es lo que importa. Para un sistema integral de salud, no solo la atención sanitaria a la enfermedad, orientada a los determinantes sociales de la salud, la promoción de la salud y a las necesidades de las personas y comunidades. Por lo tanto, es necesario revertir los actuales procesos de medicalización y de mercantilización.

 3. Un sistema centrado en el cuidado de las personas y no exclusivamente en la búsqueda incansable de un diagnóstico. Dado el perfil epidemiológico actual, el envejecimiento y las enfermedades crónicas, los cuidados deben ser uno de los ejes centrales del sistema sanitario.

4. La salud es integral. Actuar y evaluar lo que la Organización Mundial de la Salud, el 2008, estableció como determinantes sociales de la salud: “la situación en la que la población: crece, vive, trabaja y envejece, y del tipo de sistema que se utiliza para combatir la enfermedad”. Visión que también debe contemplar los factores psicosociales, económicos, culturales, medio-ambientales, de género, genéticos y biológicos. La evaluación del impacto de estos factores en la salud y su modificación debería ser preceptiva en la promulgación de cualquier política pública. Los servicios de Salud Pública deben ser el eje vertebrador de las políticas intersectoriales de salud.

5. El Sistema Sanitario Público ha de ser integral, universal y equitativo. El Sistema Sanitario derivado del Decreto 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, establece el principio de universalidad, objetivo todavía no conseguido. Por ello se debe derogar el Decreto Ley 16/2012. Un Sistema para todos, que asegure la accesibilidad geográfica, social y cultural con criterios de efectividad, adecuación y equidad en la atención a las personas.

 6. Una financiación suficiente del Sistema Sanitario con recursos fiscales, que garantice una contribución solidaria y progresiva según los niveles de renta, a la sostenibilidad del Sistema Sanitario Público. Con planificación, gestión y provisión pública sin afán de lucro. Cuando esto no sea posible, o en casos justificados en que el sistema público no pueda prestar el servicio, se deberán aplicar cláusulas de calidad, transparencia absoluta, rendición de cuentas y reversión en caso de incumplimiento. Deben definirse los criterios de “economía social y solidaria”.

 7. La Atención Primaria, debe ser el eje básico de la atención sanitaria. Un sistema en el cual la Atención Primaria y Comunitaria sea el eje de los procesos asistenciales, con un pleno desarrollo de sus competencias y una adecuada financiación y reconocimiento.

 8. Sanidad segura, eficiente y de calidad con resultados evaluables y transparentes, que atienda a los intereses de los ciudadanos y ciudadanas, con mejores condiciones de trabajo y prestigio de sus profesionales, resultado de un trabajo de calidad. Una sanidad innovadora y eficiente en la atención, la formación, la docencia y la investigación

9. Gobernanza participativa de la sanidad pública. La participación de los profesionales y la ciudadanía en la gobernanza y control del Sistema Sanitario.

10.Un sistema independiente de los intereses de las compañías farmacéuticas y de productos sanitarios. Independencia que debe afectar a los órganos y actividades de planificación, regulación, provisión, formación e investigación. Independencia también de los intereses corporativos y partidistas.

 11.Garantizar para las personas trabajadoras del sistema la calidad de las condiciones de trabajo, la defensa del prestigio profesional, la mayor autonomía de las unidades asistenciales, la conciliación personal y familiar, la calidad de las retribuciones, los tiempos necesarios para una asistencia de calidad, la formación, la docencia y la investigación.

Somos ciudadanos libres, supuestamente en una democracia, pagamos nuestros impuestos, es decir, que tenemos derecho a elegir qué clase de servicio sanitario o terapéutico queremos para nuestras familias. De la misma manera que tenemos libertad religiosa sobre nuestras conciencias, deberíamos tener libertad sobre nuestros cuerpos. Sin embargo, actualmente, sólo tenemos acceso en nuestro sistema público de salud, a la farmacología convencional (es decir, la basada en fármacos químicos). En estos momentos, además , hay visos de prohibir o castigar cualquier otra.Todo lo contrario ocurre en otros países europeos, donde tienen, algunos incluso en su Seguridad Social, acceso a otro tipo de terapias que no sea la convencional, es decir, medicina integrativa, medicina homeopática, medicina china, psicoterapia, osteopatía, tal y como recomienda hace muchos años la OMS. Nosotros no, España es diferente.

A nivel legislativo, tanto europeo como español, está reconocida la validez y el derecho a ejercer y practicar estas terapéuticas, existe la ley del medicamento, nos asisten los derechos del enfermo…

DERECHOS DEL ENFERMO (BOJA nº 74- 4 Julio 98- pag.8.305)

  • Al respeto a la personalidad, dignidad humana e intimidad, sin que puedan ser discriminados por razón alguna.
  • A disponer sobre información sobre el coste económico de las prestaciones y servicios recibidos
  • A ser advertidos de si los procedimientos de pronóstico, diagnóstico y tratamiento que se les apliquen pueden ser utilizados en función de un proyecto docente o de investigación que, en ningún caso, podrá comportar peligro adicional para su salud.
  • A que se les de, en términos comprensibles, a él, y a sus familiares, o allegados, información completa y continuada, verbal y escrita, sobre su proceso, incluyendo diagnóstico,  pronostico, y alternativas al tratamiento.

…y otras leyes. Analizar punto a punto estos derechos, daría pie a un análisis interesante y útil.

Así que no se comprende el porqué de esta persecución, y desde luego se están vulnerando ciertos derechos del enferm@.

Entre los problemas que más están afectando a la homeopatía hoy por hoy, es el vacío legal de regulación, existente en del desempeño de la profesión. En ese espacio ha aparecido gente que puede estar formada o no, sin cuestionar su nivel de formación, pero sí cuestionamos el de capacitación y rigurosidad, porque no son licenciad@s, ni médic@s, ni tan siquiera personal sanitario. Y aunque hace más de 25 años que, como colectivo médico demandamos la regulación de la formación y práctica profesional de estas terapeúticas, a día de hoy, no ha habido respuesta desde las instituciones responsables.

A ello se suma una situación de intereses creados, compleja y confusa, donde entran intereses de algunos laboratorios convencionales cuyo máximo y, a veces único fin, es sencillamente comercial.

Dicha confusión es perjudicial para la población, que se siente desorientada y perdida, sin saber dónde puede colocar su confianza, sino que también facilita la creencia de que “esto no es eficaz”, ya que al ser practicada por personas no competentes, ni formadas como médic@s homeópatas, fracasa.

Para ello hay que potenciar  más el  conocimiento, y criterio por parte de la población, que en homeopatía tiene el perfil de mujer de edad media, de estudios superiores y capacidad adquisitiva también media. La gente que busca esta medicina no suele ser gente inculta como presumen estos que lo critican, y a la que engañamos por su ingenuidad o desinformación, todo lo contrario.

Respecto a su eficacia, la homeopatía no es solamente eficaz para dolores de cabeza, alergias , erupciones, o cosas menores, sino que tenemos datos probados y publicados sobre eficacia en epidemias graves. Hablo de epidemias de cólera, de la gripe española, de paludismo, fiebre amarilla… Las cifras muestran que la homeopatia ha sido más eficaz, y con costes muchos más bajos que la farmacopea convencional.

Por último, actualmente, y desde hace décadas, existen hospitales en el mundo en los que se está trabajando contra enfermedades muy graves con estas terapias. Y no hay problema en integrar varias de estas terapéuticas con la farmacología convencional y la cirugía. Hay resultados contrastados de esta asociación con éxito en enfermedades graves.

En definitiva, es una terapéutica que ha demostrado en todo el mundo , y a lo largo de más de 200 años, que es eficaz, sencilla, y muy barata para el sistema de salud y la población, y sobre todo, inofensiva y con unos efectos secundarios que, de existir, son muy poco frecuentes, leves y transitorios.

Dra Maria Fuentes Caballero. Octubre 2019. Arcos de la Frontera. Cádiz.


[1] https://ecriteriumes.wordpress.com/2019/10/20/el-sistema-sanitario-esta-en-crisis-algunas-propuestas-de-mejora-del-sistema-publico-de-salud/

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

¿Por qué la RAE ha modificado la definición de la Homeopatía? La realidad de la historia

La homeopatía será entonces, a partir de ahora, querida RAE, una práctica. Y eso también está bien. En ese limbo...

noviembre 15, 2019

La homeopatía no es el mayor problema sanitario que tiene España

La Homeopatía es una terapéutica que ha demostrado en todo el mundo , y a lo largo de más de...

octubre 31, 2019

Conviene ser escéptico con algunos escépticos

“Las únicas certezas son las vivenciales”. Cuando hace muchos años escuché de boca de un amigo psiquiatra esta sentencia, me...

agosto 23, 2019

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. Homeopatía Suma no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. En el siguiente directorio encontrará un listado de profesionales de confianza asociados a la ANH: https://profesionales.homeopatiasuma.com