Hablando de homeopatía

varwwwhtmlwp-contentuploads201810apreton-manos.jpg

“Mi médico de familia es también médico homeópata, ¡Qué suerte!”

Hace pocos días, después de haber valorado el motivo de consulta y los posibles tratamientos, le expliqué a una paciente que una de las posibles opciones terapéuticas era un tratamiento homeopático que podría aconsejarla porque soy médico homeópata.

La paciente, se sintió muy satisfecha y dijo:

¡Qué suerte! Poder contar con un médico de cabecera que además es homeópata.

Este tipo de comentarios, afortunadamente, son frecuentes en mi consulta y denotan a mi modo de ver que la opinión de muchos pacientes es favorable al empleo de los medicamentos homeopáticos.

Frases como:

“ No quisiera utilizar tranquilizantes si es posible”, “ si puedo solucionar el problema con tratamientos más seguros…”, “ ya tomo suficientes medicinas..”, “ prefiero terapias en las que mi compromiso sea real, no soy un sujeto pasivo”. “ ya uso homeopatía habitualmente” son relativamente habituales en las consultas de Atención Primaria.

Hace más de 20 años, que empecé a prescribirlos en el Centro de Salud, primero en mi consulta del Centro de Salud Gamonal Antigua en Burgos y después en los equipos de Atención Primaria de Madrid en los que he trabajado.

Y los utilicé después de más de dos años de estudio intenso y haber probado su seguridad y efectividad en mi familia, mis allegados y en mí con excelentes resultados. Resultados difícilmente explicables por otra razón que el propio efecto del tratamiento por su rapidez de acción, especificidad y consistencia con la prescripción.

Fue en 1994, cuando inmerso en muchos proyectos y en el contexto del estudio y enseñanza de la medicina basada en la evidencia, entre otros, comprendí que mi consulta me generaba satisfacción por la relación con los pacientes y a la vez frustración por los resultados. Me decía a mí mismo que dedicaba mucho tiempo, estudio y empeño pero sin los resultados esperables.

Por eso me decidí estudiar algo diferente.

Y desde el principio tuve claro que el método de análisis diagnóstico propio de la homeopatía y el empleo de los medicamentos homeopáticos serían útiles en mi práctica clínica.

Después de la segunda visita a un eminente catedrático que acudía al Centro de Salud exclusivamente a por recetas y al que había invitado a revisar sus problemas de salud con exploración física, análisis y un electrocardiograma, y tras las modificaciones necesarias de su tratamiento, sintiéndose en confianza me consultó otro problema adicional.

Le expuse mi condición de homeópata y me respondió:

Ya me imaginaba que usted tenía que ser homeópata” en un tono a la vez afectuoso y de respeto. Y al preguntarle por qué me dijo con el mismo tono cortés: “Se le nota en la forma de tratar a los pacientes”.

Habíamos hablado de Cervantes, de bibliotecas y de la vida. Y claramente la homeopatía tenía cabida en la mente de un intelectual y hombre de letras que había viajado por el mundo y conocido profesionales de todos los ámbitos que además tenía muchos y muy buenos amigos médicos.

Me parece muy importante para mi trabajo conocer a los pacientes, sus circunstancias laborales y familiares, sus temores y preocupaciones, sus creencias, sus debilidades y fortalezas. Y en el contexto de esta relación entre personas que es el encuentro clínico, establecer las bases para una ayuda lo más efectiva posible.

De ese mutuo conocimiento nace la confianza.

Una palabra cargada de significado y que es para mí sinónimo de medicina y de médico. Porque la experiencia de los años me ha ensañado que la causa principal de los errores, de los incumplimientos de los tratamientos y de las relaciones difíciles en hospitales y consultas se relacionan con la desconfianza.

La confianza es la actitud básica mediante la cual nos disponemos a la interacción como si supiéramos del otro más de lo que podemos saber.  La intención de nuestra actuación y comportamiento es la intimidad misma y por ello la mejor compañía del médico en la consulta es la “soledad” con el paciente para inspirarle confianza técnica y ética.

LA CONFIANZA ES UN TESORO PARA EL MÉDICO. PERO ES IMPRESCINDIBLE GANÁRSELA. Y LA CONSEGUIMOS CON ALGO A LA VEZ SENCILLO Y COMPLEJO COMO ES TRANSMITIR AL PACIENTE QUE NOS IMPORTA

Todos sabemos cómo los pacientes nos “prueban” antes de confiarnos sus mayores preocupaciones tanteándonos con consultas banales previas o cómo nos solicitan intimidad (sin la enfermera, sin el residente, por ejemplo) antes de mostrarnos lo más profundo de su alma. Y cómo nos lo dicen: “Es que con usted/contigo se puede hablar…”

La confianza es un tesoro para el médico. Pero es imprescindible ganársela. Y la conseguimos con algo a la vez sencillo y complejo como es transmitir al paciente que nos importa. Que realmente somos empáticos y que llevamos a cabo escucha activa. Que pasamos la consulta centrados en el paciente.

Y serán los años, mi formación en comunicación o mi vocación lo que me ayuda a que a diario los pacientes lo verbalicen, me confiesen su confianza. A veces incluso, pacientes de otros médicos del Equipo que me dejan perplejo después de un solo encuentro.

La prescripción, el consejo, la palabra amable, el consuelo, no son nada sin la confianza.

Prescribo medicamentos homeopáticos como cualquiera de mis otras acciones médicas basándome en la confianza y en la toma de decisiones compartidas después de una información previa también compartida. Información oral, escrita, en la red. Información útil dirigida de modo personalizado a la persona que consulta.

Y en este contexto de confianza, las capacidades comunicacionales, exploradoras e interpretativas de la dolencia que aporta el conocimiento del método homeopático es a mi juicio un valor añadido en la consulta.

Un valor añadido que me permite comprender y prescribir desde una perspectiva holística, sintiendo en lo más profundo la conexión con el paciente. Siendo un facilitador de la empatía, la cordialidad y la compasión elementos clave en la consulta.

Un valor añadido que, personal y profesionalmente me brinda la satisfacción de un encuentro más próximo y la percepción de un mejor entendimiento y compromiso del paciente.

Sabemos que son muchos los españoles que utilizan medicamentos homeopáticos, por eso, no es de extrañar que en la mayoría de ocasiones cuando pregunto por la posibilidad de tratar el problema con medicamentos homeopáticos la respuesta del paciente sea favorable.

Contrasta lo que sucede en el día a día en nuestras consultas con lo que se publica en los medios. Posiblemente sea que la realidad es muy diferente a lo que sale en los medios de comunicación. La realidad está en la calle, en los hospitales, en las consultas, en todos los lugares donde las personas se reúnen porque lo necesitan.

Y en esas realidades cotidianas, en esos encuentrols en las farmacias, en las consultas y en muchos Centros de Salud la homeopatía es una realidad social y asistencial.

Y lo seguirá siendo mientras existan médicos preocupados en saber más y buscar medicamentos eficaces y seguros.

Y lo seguirá siendo mientras existan pacientes que busquen lo mejor para su salud y la de los suyos.

Y en ese empeño estamos.

¡Qué suerte, que soy homeópata!
corazon-azul_55

También te puede interesar

Taller de homeopatía

julio 27, 2023

Oportunidad de doctorado con financiación completa en Brasil.

Ha surgido una oportunidad para una beca de doctorado Cotutelle totalmente financiada para explorar el uso de la homeopatía en...

junio 13, 2023

5ª Conferencia HRI: “Investigación de vanguardia en homeopatía” Del 16 al 18 de junio – Londres

Los días 16, 17 y 18 de junio tendrá lugar la 5ª Conferencia Internacional de Investigación del Instituto de Investigación...

junio 12, 2023

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.