Actualidad

Patologías

Senior woman having a flu, lying on the sofa and drinking tea.

Qué es la afonía, la disfonía y la ronquera y cómo la Homeopatía puede ayudarnos en su tratamiento.

Por el Dr.Guillermo Basauri

En este post vamos a comprender la diferencia entre afonía, ronquera y disfonía, sus síntomas y sus causas y cómo la Homeopatía puede ayudarnos en su tratamiento. Solo un dato; se estima que en España un 5% de la población sufre algún problema de la voz que requeriría de tratamiento médico. Además, es un 50% más frecuentes en las mujeres que en los varones y posiblemente tenga que ver con las características anatómicas de la laringe femenina.

En este blog ya hemos hablado de los problemas de la voz y la Homeopatía a través de las experiencias de Juan Carlos Garaizabal, terapeuta y profesor de voz, y de Idoia Merodio, actriz y más cosas como ella misma maravillosamente se define. Pero en esta ocasión permitidme que lo haga yo desde un punto de vista más médico para poder así trasladaros todo el potencial de la Homeopatía en el tratamiento de estas dolencias.

¿Qué diferencia hay entre afonía, ronquera y disfonía?

Son términos que solemos utilizar de forma indistinta, incluso los propios médicos, y no siempre lo hacemos de forma adecuada. La diferencia es muy sencilla:

  • La disfonía es la dificultad para producir sonidos al hablar. Se produce así una alteración en el volumen o en la calidad de la voz. Como este cambio en el timbre de la voz suele generar habitualmente una voz más ronca, comunmente a la disfonía también se la denomina ronquera
  • La afonía es un paso más allá en la afectación de la voz pues supone la ausencia total de ésta. Es decir, la persona no puede emitir ningún tipo de sonido.

¿Cuáles son las causas de la afonía y de la ronquera?

Una de las causas más frecuente suele ser el mal uso o el uso excesivo de la voz, lo que también se conoce como hiperfunción vocal. Esto produce una inflamación de las cuerdas vocales que afecta a la calidad de la voz hasta el punto de llegar a hacer imposible emitir el más leve sonido. Si este sobreesfuerzo de las cuerdas vocales se mantiene en el tiempo puede ser el origen de un edema crónico de las cuerdas y de la aparición en ellas de nódulos y pólipos laríngeos.

Otras causas de ronquera y pérdida de la voz también serían:

  • Las laringitis. La laringe es la porción de nuestra garganta que contiene las cuerdas vocales y cuando se inflama puede llegar a afectarlas y a repercutir en la voz. El origen más frecuente de estas inflamaciones suelen ser las infecciones, fundamentalmente víricas, las alergias y, como ya comentábamos, la hiperfunción vocal. No olvidar el papel del tabaco como agente irritante en estos procesos.
  • El reflujo digestivo. Cuando los ácidos del estómago suben por la garganta pueden llegar a irritar las cuerdas vocales. Aunque en algunas personas este reflujo no llega a causar dolor ni ardor, sí les produce una irritación, muchas veces acompañada de tos o una necesidad de carraspear constante, que acaba produciendo la ronquera.
  • La parálisis de las cuerdas vocales. A menudo se desconoce las causas que provocan estas parálisis. Entre las que solemos poder identificar están algunas enfermedades neurológicas como el Parkinson, la esclerosis múltiple o la miastenia gravis, accidentes cerebrovasculares, infecciones, traumatismos, cirugías en el cuello y tumores.
  • Problemas hormonales. Sobre todo, relacionados con el hipotiroidismo y con los cambios hormonales de la menopausia.
  • Medicamentos. Por ejemplo, sabemos que el uso de aerosoles de corticoides para el asma aumenta la sequedad de la laringe y de las cuerdas vocales y puede, además, favorecer la proliferación de hongos en la zona.
  • Disfonía psicógena. Se conoce así a la alteración de la voz que se relaciona con situaciones de ansiedad, depresión, estrés o cualquier circunstancia emocional que afecte intensamente a la persona.

Síntomas.

La causa más frecuente de las disfonías y de las afonías suelen ser los diferentes procesos inflamatorios que sufre la laringe (laringitis) por lo que la alteración de la voz puede y suele estar acompañado de otros síntomas.

Así, entre los síntomas más frecuentes de las laringitis tendremos:

  • La ronquera y la afonía.
  • Sensación de cosquilleo o aspereza en la garganta. Esto muy relacionado con los procesos alérgicos.
  • Dolor de garganta.
  • Sensación de cuerpo extraño al tragar.
  • Sensación de sequedad.
  • Tos seca.
  • Necesidad de carraspear.

Tratamiento convencional. Hábitos para cuidar y recuperar la voz.

La mayoría de las disfonías están relacionadas con el mal uso de la voz por lo que el reposo y la modificación de esos malos hábitos en el uso de la voz pueden ser suficientes para su recuperación. En algunos casos puede recomendarse el uso de medicamentos como los corticoides, entre otros.

Si la causa fuera un proceso infeccioso habrá que instaurar el tratamiento más indicado en cada caso.

Si ya se han formado nódulos en las cuerdas vocales será necesario una reeducación y rehabilitación foniátrica y, en caso de que no se corrigiera, habría que pensar en su extirpación quirúrgica.

Los pólipos, otra de las causas de las disfonías, se tratarán preferentemente con cirugía y posterior rehabilitación de la voz.

Algunas recomendaciones para recuperar la voz en caso de ronquera o afonía:

  • La idea básica es conseguir desinflamar las cuerdas vocales por lo que la medida fundamental consiste en no forzar la voz. Es frecuente que como no podemos hablar bien no nos entiendan y para compensarlo forcemos la voz o hablemos en susurros. Cuando susurramos apretamos más las cuerdas vocales con lo que lo único que conseguimos es que se hinchen aún más.
  • Así que lo ideal es hablar lo menos posible y cuando se haga hacerlo con la voz que salga.
  • Mantener una buena hidratación es fundamental. Evitar los líquidos demasiado fríos o calientes.
  • Evitar el alcohol, el exceso de café y, por supuesto, el tabaco.
  • Mucho cuidado con los aires acondicionados y con los cambios bruscos de temperatura.

Otros dos elementos importantes y muy a tener en cuenta serán:

  • La respiración. En muchos casos, un mal manejo de la respiración mientras hablamos puede ser la causa por la que las cuerdas vocales acaban forzándose y aparezca la ronquera.

Consultar con un foniatra que lo valore y, si fuera necesario, nos enseñe a respirar correctamente mientras hablamos puede ser la solución definitiva a los problemas de voz.

  • La postura también influye en la emisión de nuestra voz. Hay que pensar que somos como un instrumento musical en la que cada parte del mismo debe estar perfectamente alineado para que la emisión del sonido sea la ideal.

Una relación incorrecta entre cabeza, cuello y columna puede hacer que la posición de la laringe y de la faringe no sean las adecuadas y esto puede acabar influyendo en la calidad de la voz. La sensación de que nuestra voz se escucha menos suele hacernos tender a elevar el tono y así acabamos forzando e inflamando las cuerdas vocales.

En este sentido, la Osteopatía y la reeducación postural pueden ser dos disciplinas muy a tener en cuenta en la recuperación y en el mantenimiento de una voz sana.

La Homeopatía en el tratamiento de las ronqueras y afonías.

Los medicamentos homeopáticos resultan de gran interés en la modulación de los procesos inflamatorios por lo que, desde mi experiencia, serán medicamentos de primera intención a la hora de ayudar a estos pacientes con problemas de voz.

Como siempre en el abordaje homeopático, será fundamental conocer las características particulares de cada caso para poder indicar los medicamentos homeopáticos más adecuados.

Así, tendremos muy en cuenta:

  • La causa. Si la disfonía tiene que ver con un proceso infeccioso, un sobreesfuerzo o está relacionada con alguna situación emocional.
  • Síntomas asociados. Si además hay tos, dolor al tragar, sensación de sequedad o cualquier otra sensación que el paciente pueda contarnos. También tendremos muy en cuenta si la alteración de la voz se acompaña de algún componente emocional, como miedo o ansiedad.
  • Agravaciones y mejorías. Si están mejor a la mañana al comenzar a hablar y se agravan según pasa el día o es, al contrario, si les mejora beber algo caliente o algo frío, si notan gran sensibilidad a los cambios de temperatura o si son factores emocionales lo que más les afecta, son algunos ejemplos de aspectos relevantes a la hora de indicar un tratamiento homeopático.

Algunos de los medicamentos homeopáticos que con frecuencia utilizamos en caso de ronqueras y afonías serán:

  • ARUM THRIPHYLLUM. Es uno de los medicamentos que indico habitualmente. La característica que nos hace pensar en él es la voz bitonal que presenta el paciente, con cambios constantes en el timbre de voz, con la emisión de “gallos vocales”.
  • ARNICA. Siempre lo tendremos en cuenta cuando la disfonía se produzca por un sobreesfuerzo con fatiga de la voz. Árnica es el gran medicamento de la sobrecarga muscular y las cuerdas vocales no dejan de ser pequeños músculos alojados en la laringe. Puede haber dolor o molestia al hablar.
  • RHUS TOXICODENDRON. Este es otro gran medicamento de problemas de voz por sobreesfuerzos vocales pero que está peor al comenzar a hablar después de un periodo de silencio y mejora según va calentando la voz, a diferencia de Árnica que se agrava cuanto más habla.
  • CAUSTICUM. Es uno de los medicamentos indicados en las parálisis de las cuerdas vocales. La ronquera es más intensa por la mañana y puede acompañarse de dolor con sensación de tener la garganta como en carne viva. Mejoran bebiendo bebidas frescas.
  • PHOSPHORUS. Este es otro gran medicamento de disfonía y afonía con dolor que, incluso, puede hacer que la persona no pueda hablar a causa de su intensidad. Esta vez el paciente estará peor al atardecer y primera parte de la noche.
  • ARGENTUM METALLICUM. Gran medicamento de los cantantes, oradores, maestros que sufren de afonías y ronqueras con sensación de llaga en la garganta. Suelen presentar una necesidad constante de carraspear para intentar aclararse la voz.
  • ARGENTUM NITRICUM tiene las mismas características, pero pensaremos en él sobre todo en los pacientes con pérdida de voz de causa emocional, normalmente relacionado con el miedo ante una prueba, un examen o cualquier situación que vivan como un desafío. Además, el miedo tiende a agitarlos y a acelerarlos, volviéndoles precipitados y algo caóticos.
  • GELSEMIUM. Un medicamento muy cercano al anterior en relación al origen de la afonía. Son también personas que se pueden quedar sin voz ante una presentación pública o ante un examen oral. Esta vez el miedo no agita, sino que paraliza a la persona, pudiendo presentar temblores y desfallecer con una sensación de que las piernas no le sostienen.

Junto con Caustico, es otro gran medicamento de parálisis de cuerdas vocales.

  • MAGNESIA CARBONICA. Indicado en las mujeres con ronqueras y afonías justo antes de la regla.
  • GRAPHITES. En cambio, este medicamento estará indicado cuando los problemas de voz aparezcan durante la regla.
  • ACONITUM. Gran medicamento de disfonías y afonías de aparición brusca tras la exposición a un frío intenso. La indicación se refuerza si se acompaña de fiebre alta y agitación. Es también un gran medicamento de afonías tras crisis de pánico y situaciones de miedo intenso.
  • PHOSPHORICUM ACIDUM y KALIUM PHOSPHORICUM. Pensaremos en ellos en los problemas de voz en el contexto de personas agotadas tras situaciones vitales extenuantes (gran estrés laboral, cuidado de enfermos, exámenes…) o choques afectivos como los duelos prolongados por pérdida de seres queridos.
  • IGNATIA. Son también ronqueras y afonías relacionadas con situaciones emocionales. La persona está muy irritable, con grandes cambios de humor y reacciones paradójicas como que siente mejor la voz si chilla que si habla en un tono normal. Son muy características las sensaciones espasmódicas del tipo de bola en la garganta o puño en el estómago y la necesidad constante de suspirar para aliviarse. Siempre mejoran si algo les distrae.
  • SPONGIA TOSTA, CUPRUM METALLICUM, DROSERA, CORALLIUM RUBRUM. Estos son algunos de los medicamentos homeopáticos que podemos utilizar en el caso en que la alteración de la voz se acompañe de tos y de otros síntomas laríngeos. Habrá que valorar las características de cada caso para poder indicar el medicamento más adecuado.

Todos estos medicamentos podremos usarlos solos o combinados según la necesidad de cada paciente. Por supuesto, se podrán también combinar con cualquier otro medicamento que se considere necesario según el cuadro.

THUYA sería otro medicamento muy interesante a tener en cuenta en el caso de nódulos y, sobre todo, pólipos en las cuerdas vocales. Y recordar la inestimable labor y medicamentos como ARNICA y STAPHYSAGRIA en la recuperación tras la cirugía.

Como vemos, la Homeopatía tiene un gran potencial a la hora de ayudar a estos pacientes, con la ventaja añadida de poder utilizarlos con total tranquilidad en niños pequeños, mujeres embarazadas y personas con otro tipo de tratamientos farmacológicos.

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

Hombro doloroso y homeopatía

El dolor de hombro es muy frecuente en la sociedad y especialmente entre la población mayor, debido a su afectación...

enero 26, 2023
silueta persona puente solitaria suicidio homeopatia

¿Cómo la homeopatía puede ser de utilidad en la prevención del suicidio?

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2021 se quitaron la vida en España 4.003 personas (2982...

enero 11, 2023

CAMBIO DE LAS RUTINAS DE LOS NIÑOS EN NAVIDAD

diciembre 21, 2022

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. Homeopatía Suma no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. En el siguiente directorio encontrará un listado de profesionales de confianza asociados a la ANH: https://profesionales.homeopatiasuma.com