Actualidad

Patologías

Homeopatia para calmar los nervios

La homeopatía como aliada para calmar los nervios

Vivimos un momento en la sociedad en el que la incertidumbre, el miedo y el nerviosismo se han convertido en nuestros principales sentimientos. Según los resultados de la última encuesta sobre Salud Mental en España durante la pandemia realizada por el CIS, más del 50% de la población ha sentido algún tipo de ansiedad o nerviosismo en este periodo, que ya está cerca de cumplir dos años.

Ante una misma situación no todas las personas van a responder de la misma manera. Cada uno de nosotros tenemos una capacidad de comprensión y de respuesta, una capacidad de adaptación, que definirá nuestro comportamiento ante las distintas circunstancias de la vida.

Aunque lo experimentado durante estos años de pandemia ha despertado un gran parte de la sociedad sentimientos de miedo, incertidumbre, ansiedad, rabia y, como se suele denominar coloquialmente, nerviosismo, no todas las personas van a manifestarlo de la misma forma.

 La homeopatía contempla y analiza la forma particular en la que estos sentimientos se manifiestan en cada persona para poder así prescribir el o los medicamentos que mejor se adapten a cada caso en particular. Como siempre decimos, con la homeopatía no tratamos enfermedades sino enfermos. Personas que sufrimos, cada uno a nuestra manera.

¿Por qué sentimos nervios?

Según el Instituto Nacional de Salud de EE.UU. (NIH) se sienten nerviosos cuando el cerebro activa una “respuesta encaminada a reaccionar ante un cambio”. Esto produce la liberación de hormonas y neurotransmisores que alteran el funcionamiento de ciertas partes del organismo. En realidad, es un mecanismo de adaptación.

El miedo, la ansiedad y el nerviosismo son sentimientos que todos los seres humanos experimentamos. Sentimos miedo cuando experimentamos cualquier situación que nos haga creer que nos encontramos enpeligro. Son emociones básicas de autoprotección que se activan cuando sentimos que algo o alguien pueden causarnos algún daño.

El problema surge cuando ese sentimiento se instala como un estado constante de ansiedad, nerviosismo, fobias diversas, irritabilidad, hiperexcitación, generalmente acompañado de síntomas físicos como alteraciones del sueño, dolores y tensiones musculares, problemas digestivos, erupciones en la piel, cefaleas, entre otras muchas formas de somatizar.

La tensión que el miedo genera en nuestro organismo es muy beneficiosa cuando esa situación es puntual y pasajera; sentimos una amenaza, nos tensamos y la resolvemos. Perfecto. Pero cuando el nerviosismo se convierte en un estado de ánimo permanente, es cuando esa tensión comienza a desgastarnos y a enfermarnos.

En ocasiones la sensación de nervios y ansiedad que vivimos las personas tiene que ver con una situación concreta que nos está tocando pasar, como una enfermedad, una situación económica desesperada, la guerra o cualquier amenaza real y tangible. Pero otras muchas veces esos sentimientos se instalan en nuestro corazón y en nuestra mente sin que podamos vincularlos a ninguna circunstancia concreta de nuestra vida. La ansiedad se convierte así en la forma de vincularnos con la vida.

¿Cómo calmar los nervios?

Cuando una persona acude a su médico de familia consultando por este tipo de problemas es frecuente que  experimente la sensación de que se minimiza la importancia de su queja y de que no se le presta demasiado atención, quizás porque no se considere un problema grave de salud pero también porque se dispone de pocos recursos efectivos y seguros desde la medicina convencional para ayudar a estas personas. Para muchos pacientes resulta frustrante comprobar como la única opción de tratamiento que se les propone son los psicofármacos.

Una medicina que se centra, casi de manera exclusiva, en los psicofármacos como única alternativa para intentar ayudar a estos pacientes con ansiedad, tristeza, y nerviosismo, se convierte en una «medicina coja y ciega».

Lo primero y más importante que necesita una persona nerviosa y angustiada es escucha. Por dos razones; una porque la propia escucha ya puede resultar, en muchos casos, terapéutica en sí misma y la otra porque es la única manera de conocer a esa persona y adentrarse en su mundo emocional y en los motivos que le han llevado a sufrir de esa manera.

A partir de este conocimiento profundo de su paciente, el médico experto en homeopatía indicará los medicamentos homeopáticos que podrían ser de utilidad para intentar ayudar a esa persona.

La psicoterapia, el ejercicio físico, la relajación, la meditación, la música o la literatura pueden ser también de gran ayuda cuando se enfocan y se adaptan a los gustos y necesidades de cada persona. Para ello el médico debe entablar una relación sincera y profunda con su paciente, una relación basada en la escucha activa y en la empatía.

En muchas ocasiones podría parecer que los médicos hemos olvidado que nosotros podemos ser el tratamiento más importante que necesitan nuestros pacientes.

Hipócrates, conocido en occidente como el padre de la medicina, decía ya hace casi 2500 años:

Algunos pacientes, aunque conscientes de que su situación es peligrosa, recuperan su salud simplemente por la satisfacción con la bondad de su médico.

Y también nos dejó dicho:

El paciente debe combatir la enfermedad junto con el médico.

Medicamentos homeopáticos que pueden ayudar a calmar los nervios.

El uso de la homeopatía a la hora de ayudar a las personas que acuden a su médico con un problema de nervios se centra en dos aspectos:

  • La seguridad de los medicamentos homeopáticos que nos permite utilizarlos en niños, mujeres embarazadas o que estén dando pecho, personas polimedicadas o pacientes con problemas renales y hepáticos. Además, son medicamentos que no producen somnolencia ni adicción.
  • Los medicamentos homeopáticos no «anestesian» las emociones, sino que estimulan los recursos emocionales de las personas aumentando su resiliencia, la capacidad que tenemos las persona para superar circunstancias difíciles.

Conocer qué medicamento homeopático necesita cada persona requiere que médico y paciente establezcan una conexión que permita al médico conocer cómo se está manifestando ese nerviosismo en la vida de su paciente, cuál es la situación (si existiera) con la que la persona relaciona su ansiedad y cómo es esa persona al margen del momento que está viviendo. A partir de aquí, el médico experto en homeopatía podrá indicar el tratamiento más indicado para cada paciente en particular.

A modo de ejemplo, algunos medicamentos homeopáticos utilizados habitualmente podrían ser:


· IGNATIA AMARA. Uno de los medicamentos por excelencia para las personas que tienden a somatizar los nervios. Suelen tener esa sensación de “nudo en el estómago”, náuseas, bola en la garganta, falta de aire, suspiros frecuentes, dolores de cabeza, de abdomen y muchos otros síntomas físicos de tipo espasmódico. Suelen también tener momentos de irritabilidad, con una gran intolerancia a la contradicción.

Es muy característico que toda su ansiedad y sus nervios mejoren cuando están  distraídas y ocupadas en sus labores, trabajos o hobbies y que empeoren con el consuelo. Pueden expresar también su ansiedad con accesos de llanto y risa alternantes, cambios bruscos de humor y comportamientos paradójicos.

·GELSEMIUM. Es otro medicamento relacionado con el miedo y la ansiedad que paraliza a la persona. Se conecta mucho con las personas que sienten tanto miedo que no se atreven a salir de sus casas, algo que estamos viendo en esta era COVID.

Es un gran medicamento de miedo y ansiedad de anticipación ante cualquier prueba o circunstancia que la persona viva como un reto. Un examen, una charla en público, un viaje, una reunión de trabajo o coger un avión son algunas de las situaciones en las que Gelsemium suele estar indicado. Las personas pueden llegar a sentir: ¿Qué va a ser de mí?

La persona se muestra inhibida, incluso temblorosa, y puede tener sensación de que le fallan las piernas y de que se «queda en blanco» mentalmente. Ganas repetidas de orinar, diarreas, dolor de estómago o de cabeza y los problemas para dormir pueden ser somatizaciones características.


· ACONITUM. Es el medicamento de las personas que viven en un estado permanente de alerta máxima. Son personas agitadas, nerviosas, impacientes. Quieren prevenirlo todo, saberlo todo para estar preparadas y hacer frente a cualquier adversidad. Viven como si estuvieran permanentemente en peligro mortal. Es el gran medicamento de las crisis agudas de pánico.


· ARGENTUM NITRICUM. Es un medicamento homeopático útil, como Gelsemium,  en situaciones de miedo, nervios y ansiedad ante las pruebas que se manifiesta, al contrario que Gelsemium, con prisa y precipitación. Así, cuando el paciente está llevando a cabo una tarea ya antes de acabarla se encuentra pensando o haciendo otra.

Los síntomas físicos más frecuentes son los temblores, la diarrea nerviosa con mucho gas, el dolor de estómago y las palpitaciones. También el insomnio por los nervios ante lo que vendrá. Pueden ser personas con tendencia a las fobias a los sitios cerrados, a los lugares muy concurridos o a las alturas.


· CAUSTICUM. Puede ayudar a las personas que tienen la sensación de que algo malo va a ocurrirles a ellos o a sus seres queridos. Suelen ser personas con un gran sentido de la justicia y de la dignidad que acaban llenándose de presentimientos negativos y fobias.


· ARSENICUM ALBUM. Este medicamento homeopático puede ayudar a las personas que se sienten como «ovejas entre lobos». Para ellos el mundo es un lugar hostil y amenazante, muy coherente con la vivencia del mundo que estamos experimentando actualmente.

Ante esta sensación de indefensión desarrollan una respuesta compensatoria de control absoluto de la realidad. Así, se convierten en personas organizadas, ordenadas hasta la manía, meticulosas hasta el detalle. Ansiosas en general, y en particular de su salud. Muy pulcras con un miedo extremo al contagio y a los gérmenes.


· STAPHYSAGRIA. Ayuda a personas que sienten (muchas veces es inconsciente) que reprimen emociones y reacciones en determinadas situaciones de su vida que les mantienen en un estado como si tuvieran los «nervios a flor de piel». Así, se muestran contenidos en algunas situaciones de su vida para luego estallar fuera de contexto, muy frecuentemente en su entorno afectivo y de confianza.

Es el medicamento principal que relacionamos con la sensación de sentirse maltratado, ninguneado, humillado, vejado. La sensación de que están siendo injustos con nosotros.


· NUX VOMICA. Lo usaremos en personas impulsivas, determinadas, impacientes, activas y muy pragmáticas, con una escasa capacidad de tolerar la frustración y todo aquello que se oponga a sus planes y con serias dificultades para controlar sus estallidos de cólera.

Es un gran medicamento homeopático para profesionales estresados, sobrepasados, nerviosos, irritables hasta la violencia, insomnes y estreñidos. Además, tienden a abusar de excitantes y fármacos para salir adelante, sin tener en cuenta su salud. Lo que cuenta son los resultados sin parar en los medios.

El miedo, la angustia y los nervios son sentimientos totalmente normales y seguiremos sintiéndolos, pero hemos de evitar que se conviertan en la manera permanente en la que nos relacionamos con la vida.

La homeopatía y sus medicamentos pueden ser grandes aliados en este empeño.

#HomeopatiaSuma

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

El síndrome de la boca ardiente y su tratamiento con Homeopatía.

Descubre en este post del Dr. Basauri el síndrome de la boca ardiente, sus causas, sus síntomas y su tratamiento...

julio 27, 2022

Los 5 homeopáticos imprescindibles en vacaciones

Descubre en este post del Dr. Manresa 5 medicamentos homeopáticos que pueden y deben acompañarnos en nuestras vacaciones, pero también...

julio 13, 2022

Gastroenteritis aguda y homeopatía. Cómo tratar las diarreas con homeopatía.

La gastroenteritis aguda (GEA) es un proceso inflamatorio digestivo que se manifiesta en forma de diarrea. Descubre en este post...

junio 1, 2022

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. Homeopatía Suma no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. En el siguiente directorio encontrará un listado de profesionales de confianza asociados a la ANH: https://profesionales.homeopatiasuma.com