Actualidad

Patologías

boqueras

Homeopatía para el tratamiento de las boqueras

¿Qué son las boqueras? Las boqueras, también llamadas queilitis angular, rágades, boceras, boqueras o perleche, son unas de las lesiones más comunes en la piel. Se manifiestan como pequeñas fisuras o grietas localizadas en la mucosa de los labios, más frecuentemente en las comisuras aunque también pueden localizarse en el centro del labio.

Normalmente se trata de una dolencia banal pero en ocasiones puede ser una señal de problemas de salud más serios por lo que no habrá que descuidar su estudio buscando algún proceso oculto si se repiten mucho en el tiempo o tienden a cronificarse.

Síntomas de las boqueras

Normalmente la aparición de una boquera comienza con la formación de una mancha roja en la comisura de los labios, donde la piel tiende a agrietarse o a descamarse. Esta zona fisurada puede sangrar y con frecuencia acabará cubierta de una costra con aspecto de miel seca.

Aunque hay diferentes tipos de queilitis angular, todas producen los mismos síntomas:

  • Quemazón de la zona afectada e inflamación muy focalizada que resulta muy molesta.
  • Dolor al tacto y una sensación de tirantez constante ligada a los movimientos bucales.
  • Dolor al abrir la boca así como a la ingesta de ciertos alimentos, especialmente cuando se consumen alimentos ácidos como limones o salsas con vinagre.

Un gesto frecuente cuando aparecen las boqueras es que humedezcamos la zona con la lengua constantemente. Es algo que puede aliviar el dolor de forma momentánea pero que a la larga resultará peor pues dificulta la curación de las lesiones.

En casos severos, las lesiones se vuelven más profundas e incluso pueden sangrar. En algunas ocasiones pueden dar una sensación de cuerpo extraño en la zona.

¿Por qué aparecen? Causas de las boqueras

Las boqueras pueden aparecer en pacientes tanto dentados como desdentados, en los que la disminución de la altura del cierre de la boca favorece el contacto continuo con la saliva y el ajuste de los labios entre sí.  Parte de la piel próxima a las comisuras forma un pliegue que se mantiene húmedo por la saliva, lo que puede favorecer la aparición de distintos tipos de infecciones.

La cuestión que puede complicar un poco el tratamiento para las boqueras es que no todas las lesiones labiales de este tipo son iguales, ya que tienen diferentes orígenes y afectan de forma diferente a nuestros labios. Por ejemplo, no son lo mismo las boqueras que aparecen en las comisuras de la boca que la queilitis que produce la descamación del labio inferior.

Hay una serie de factores de riesgo y de situaciones generales que pueden facilitar la aparición de boqueras:

  • Trastornos nutricionales.
  • Alcoholismo, drogadicciones.
  • Alteraciones endocrinas (diabetes).
  • Anemia.
  • Carencias vitamínicas.
  • Defectos de inmunidad.
  • Cambios bruscos de temperatura.
  • Tratamientos citotóxicos o inmunosupresores.

En el caso de los niños, el hábito de llevarse siempre las manos a la boca puede favorecer la aparición de queilitis angular. También el hábito de mordisquearse las comisuras de los labios puede actuar como desencadenante por irritación crónica.

También los músicos que tocan instrumentos de viento tendrán mayor predisposición a sufrir boqueras debido al contacto continuado de sus labios con las lengüetas, incluso llegándose a formar una línea callosa en el labio superior.

Las personas mayores y las personas con prótesis dentales también están más expuestas a sufrir este tipo de lesiones labiales.

Tipos de boqueras

Los 4 tipos de boqueras más frecuentes son:

  • Boqueras angulares. Afectan a las comisuras o extremos de los labios pudiendo producir grietas o laceraciones en la piel de esta zona de la boca y ser muy persistentes. Se producen, entre otras causas, por falta de higiene y por la acumulación de saliva en las comisuras, lo que constituye un foco de cultivo ideal para todo tipo de virus (herpes), bacterias y hongos.
  • Boqueras alérgicas. También conocida como queilitis de contacto. En este caso la inflamación se produce como reacción alérgica a algún agente químico o alimentario. Suelen relacionarse fundamentalmente con el uso de pintalabios, pintura para piel, cremas, jabones, maquillajes y elementos similares.
  • Boqueras actínicas. Mientras que en el caso de las boqueras alérgicas el origen es químico, en el caso de las boqueras actínicas el problema es físico. La piel se expone demasiado al sol y acaba por quemarse, como ocurre en cualquier otra parte de nuestro cuerpo, afectando sobre todo al labio inferior.
  • Queilitis exfoliativa. En este tipo de lesión se produce una descamación de los labios que afecta especialmente al inferior y que es muy visible ya que de las lesiones se desprenden partes importantes de la piel. Es un tipo de rágades, menos frecuente que las anteriores, que afecta principalmente a personas jóvenes por debajo de los 30 años y más a mujeres que a hombres.

Tratamiento homeopático de las boqueras

Al margen del abordaje de las posibles alergias, déficits alimentarios o enfermedades de base que requieran un tratamiento específico, como ocurre con otras enfermedades, son diferentes los medicamentos homeopáticos que pueden actuar eficazmente en el tratamiento de las boqueras. Todo dependerá, como siempre, de cómo se manifiesten en cada paciente.

Es importante mantener también una buena flora intestinal, ya que es uno de nuestros mejores valores inmunitarios, como lo prueban multitud de estudios científicos que cada vez ponen más en evidencia su implicación en numerosos trastornos de la salud.

Algunos medicamentos homeopáticos de uso habitual en el tratamiento de las boqueras son:

  • NITRICUM ACIDUM. Útil en boqueras que muestran fisuras lineales, como hechas con una cuchilla, muy dolorosas al tacto y, sobre todo, al abrir la boca y al contacto con alimentos ácidos.
  • GRAPHITES y MEZEREUM. Las lesiones, en este caso,  se muestran recubiertas de una costra. En el caso de Graphites esta costra suele tener un aspecto como de miel seca mientras que en Mezereum será más marronácea. Ambos son buenos medicamentos de boqueras sobreinfectadas.
  • CONDURANGO. Este es otro medicamento que, como Nitricum acidum, solemos relacionarlo con fisuras en pliegues cutaneomucosos, como son el ano o la comisura de los labios.
  • MERCURIUS SOLUBILIS. En estos pacientes las boqueras se acompañarán de una lengua cargada de una capa blanquecina, mal aliento de boca y un exceso de salivación. Es de uso más habitual en niños y ancianos.
  • CAPSICUM. No es un medicamento homeopático de uso habitual en las boqueras pero puede estar muy indicado cuando el paciente refiere un intenso ardor en las lesiones, «como si le echaran pimienta» en ellas.
  • CANDIDA ALBICANS. Una de las causas más frecuentes de las boqueras es la infección por cándida. El uso de este medicamento homeopático junto con el reequilibrio de la microbiota de la boca suelen ser claves en la resolución de este tipo de lesiones.
  • CALÉNDULA. Es una planta de gran utilidad, tanto en dilución homeopática para su ingesta en forma de gránulos o gotas como en forma de pomadas, e incluso en tintura madre, para su aplicación local sobre la zona. La caléndula es conocida por su acción desinfectante y cicatrizante.

Otros medicamentos homeopáticos como NATRUM MURIATICUM, SEPIA, SILICEA o SULFUR, por citar algunos, serán de interés a la hora no solo de tratar las lesiones en el momento que están presentes sino, sobre todo, para evitar las constantes recidivas que se producen en muchas personas.

La seguridad de los medicamentos homeopáticos que nos permite usarlos en cualquier tipo de persona, desde bebés y mujeres embarazadas hasta pacientes polimedicados, y su complementariedad con cualquier otro tipo de tratamiento que sea preciso, sitúan a los medicamentos homeopáticos en una opción terapéutica muy a tener en cuenta en el tratamiento de las boqueras, especialmente cuando éstas tienden a repetirse o se cronifican. Sin olvidar que con su uso podremos olvidar, en la mayoría de los casos, las aplicaciones locales de medicamentos tan mal aceptadas por los niños.

#HomeopatíaSuma

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

Radiación solar y Homeopatía

Radiación solar y Homeopatía

La presencia de gases en el aparato digestivo es algo normal. Pero en ocasiones estos gases pueden ser excesivos, dando...

junio 16, 2021
Flatulencias

La homeopatía en el tratamiento de las flatulencias

La presencia de gases en el aparato digestivo es algo normal. Pero en ocasiones estos gases pueden ser excesivos, dando...

junio 14, 2021
Fiebre en los bebés

Fiebre en Bebés y Homeopatía

junio 7, 2021

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. Homeopatía Suma no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. En el siguiente directorio encontrará un listado de profesionales de confianza asociados a la ANH: https://profesionales.homeopatiasuma.com