Testimonios

Escritos

Los comentarios incluidos en esta web son transcripciones literales de mensajes emitidos por los usuarios. La ANH no se hace responsable de estos comentarios y se reserva el derecho a su publicación

Fran y su amigo Árnico. Fábula sobre la homeopatía

15 noviembre 2019

VLa doctora Chus García nos ha remitido varios relatos, entre los que hemos elegido este para compartir, escrito por uno de sus pacientes con unas características muy especiales:

Se trata de Iñaki Martín, un niño de 14 años que lleva tratándose con homeopatía desde que nació. Iñaki, sorprendió a la doctora al enviarle estos textos que había escrito porque “él quería hacerlo como muestra de agradecimiento”, tal y como afirman sus padres.

Iñaki nos ha sorprendido y emocionado a todos a través de esta fábula infantil, que debería hacernos reflexionar también a los adultos.

La homeopatía

Esta es la historia de Fran y su amigo Árnico.

Árnico es más que un amigo para Fran, realmente Árnico y Fran no se han visto nunca, pero Fran ya considera a Árnico como uno de sus mejores amigos, ya que Árnico lo hace todo por él.

Cuando Fran se cae Árnico le ayuda a levantarse y a desinflamar sus moratones. Él siempre está ahí en los malos momentos: cuando se cae de la bici, cuando se tropieza, cuando resbala, cuando le dan un balonazo. Y lleva estando ahí desde que Fran tiene memoria, y por lo visto Árnico no tiene intención de marcharse, de hecho según le van pasando cosas Árnico llama a sus amigos y estos le ayudan con todo lo que pueden, por ejemplo Pulsatin estuvo el día que estuvo jugando demasiado tiempo al sol, o Allium cepa que le ayudó con aquel catarro,  y todo esto sin pedir nunca nada a cambio, porque a Árnico y a sus amigos solo les importa que Fran esté bien, porque así ellos también están bien. 

Para que nos entendamos, Árnico y sus amigos son como los superhéroes del cuerpo de Fran, ellos se encargan de buscar molestias en su cuerpo y combatirlas para que él esté bien, y no sólo lo hacen con Fran, sino con montones de personas más, como Guille o como Iván o como Javi.

A veces los villanos de sus cuerpos son más fuertes y es mas difícil combatirlos, esto es debido a que a veces para combatir un síntoma se usan antibióticos, y esto hace que los villanos desaparezcan, sí, pero cuando vuelven vuelven más fuertes y es más difícil luchar contra ellos.

Árnico y sus amigos no lo tienen nada fácil, ya que, bueno, como todo, hay a gente a la que no les gustan e intentan hacerlos desaparecer.

Y bueno, el problema digamos que está en el momento en que alguien con un alto poder sobre la medicina hace intentar desaparecer a Árnico y a sus amigos, sólo porque no le gusta como combaten a los villanos de los cuerpos de los niños y los adultos.

Que digo yo, si no te gusta no hace falta que lo tomes, pero no le quites a los demás el derecho de poder elegir el tipo de medicina que deben tomar, si ellos deciden tomar un remedio natural en vez de una composición de elementos químicos fabricados artificialmente en un laboratorio, pues déjales, es su cuerpo, no el tuyo.

Y ahora seguramente habrá alguien que me diga pero es que la Homeopatía es un placebo y lo único que hace es hacerte creer que estás bien, y yo le preguntaré si es que después de tomarla no se siente mejor y si su respuesta es sí entonces le diré que sea un placebo o no (que no lo sé,  no soy científico) se siente mejor y solo por eso debe rectificar parte de su diálogo, porque si la Homeopatía le ha hecho sentir mejor entonces algo hará ¿no?

Personalmente yo he tomado homeopatía desde que era muy pequeño, y a mi sí me ha ayudado a combatir síntomas como el dolor de garganta y de cabeza, entre otros, y no me ha ayudado solo a mí sino también a mi hermano.  Y pienso que no se debería intentar eliminar,  sino que se debería usar cada vez más porque los remedios químicos lo único que hacen es fortalecer a los villanos de nuestro interior haciendo que llegue un momento en el que estos remedios no funcionen  más, y no solo eso, sino que además los remedios naturales no suelen tener efectos secundarios, cosa que en los químicos pasa el 99 por ciento de las veces.

Así que no intentes hacer desaparecer a Árnico y sus amigos porque ellos solo quieren que te pongas bien y que estés sano, porque aunque ellos ni te conozcan te quieren,   quieren que estés sano y feliz.  

Defiéndelos que ellos te defienden a ti de los villanos de tu cuerpo.

                                  Iñaki MARTIN   – 14 años – MADRID

(Se ha tratado con Homeopatía desde que nació)


Si te ha gustado ¡compártelo!

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. Homeopatía Suma no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. En el siguiente directorio encontrará un listado de profesionales de confianza asociados a la ANH: https://profesionales.homeopatiasuma.com