Actualidad

Patologías

silueta persona puente solitaria suicidio homeopatia

¿Cómo la homeopatía puede ser de utilidad en la prevención del suicidio?

por el Dr. Gonzalo Fernández Quiroga

Ya dijo Albert Camus que “el único problema filosófico verdaderamente serio es el del suicidio”… y Séneca que “el suicidio es el acto último de un hombre libre”.

Pues, tristemente, el suicidio está de nuevo de actualidad. Digo de nuevo porque nunca ha dejado de estarlo.

Vamos a comentar en este post diferentes aspectos sobre este tema, causas, cifras, abordaje y de qué manera la homeopatía puede ayudarnos.

Conducta suicida

Antes de nada hay que distinguir entre 

  • Ideación suicida, que son los pensamientos de acabar con la propia vida, de desesperanza, que la vida no tiene sentido, etc.  
  • Comunicación suicida, es cuando estos pensamientos o deseos se transmiten a otra persona. 
  • Conducta suicida, es la propiamente autolesivas, gesto o intento suicida.

Hay que señalar que las ideaciones o pensamientos suicidas son bastante frecuentes y hasta normales, en el sentido en que casi todas las personas en un momento de su vida han fantaseado o tenido algún pensamiento de este tipo. No así, la comunicación o el intento.

Datos sobre suicidio

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2021 se quitaron la vida en España 4.003 personas (2982 hombres y 1021 mujeres), la mayor cifra desde que se hacen registros.

Así, el suicidio se ha convertido en la primera causa externa de muerte (por delante de accidentes de tráfico, ahogamientos, homicidios, etc.)

Entre los jóvenes (entre 15 y 29 años) el suicidio es la principal causa de muerte después de los tumores y las cifras solo hacen que aumentar en los últimos años.

Alarmantes, también, son las cifras en menores de 14 años: 22 niños se quitaron la vida, la cifra más alta en la última década.

Otro grupo muy afectado por este asunto son los ancianos (entre 65 y 95 años) con más de 1235 muertes 

Para hacernos una idea de la magnitud del problema, la misma OMS dice que cada 40 segundos hay un suicidio en el mundo

Clasificación

Diferenciando por sexos, es un hecho que los hombres se suicidan más que las mujeres. Casi tres veces más.

Probablemente influya en ello factores socioculturales que hacen que los métodos elegidos por los varones sean más letales y contundentes que los de las mujeres, aunque sean ellas las que lo intentan más.

Causas de suicidio

Las causa del suicidio son complejas y pueden intervenir diferentes factores y desencadenantes.

Un dato importante es que aproximadamente un 70 % de las víctimas de suicidio estaban sufriendo una depresión en el momento de su muerte. La depresión, pues, es algo que hay que tener en cuenta así como otros trastornos mentales.

Asimismo, el hecho de haberlo intentado en alguna otra ocasión también será una señal de alerta (un 40% ya lo habían intentado antes).

Así que, resumiendo, podemos citar como factores desencadenantes:

  • Depresión (u otro trastorno mental)
  • Intentos de suicidio previo
  • Consumo de drogas
  • Antecedentes violencia, acoso persistente, bullying (ver post) o abusos sexuales
  • Enfermedades crónicas graves
  • Pobreza
  • Pérdida de trabajo, vivienda, dinero
  • Separación
  • Fallecimiento de un ser querido

En general, la mayor parte de suicidas no quieren morir sino dejar de tener ese sufrimiento extremo que padecen. Están como atrapados y no ven otra salida que la propia muerte para salir de ese callejón sin salida.

Por ello, el apoyo social y familiar es uno de los principales escudos de protección frente al suicidio.

Señales previas

Antes de una conducta suicida, casi siempre suele haber señales en el sentido que el individuo experimenta sentimientos intensos de soledad, de aislamiento, de indefensión, desesperanza, pensamientos, que no le dan descanso, de no poder afrontar determinadas situaciones.

Otras veces, hay una pérdida de interés por las aficiones, las cosas que antes le gustaban, dejación de las obligaciones, distanciamiento de las amistades y la familia, etc.

Esto podrá ponernos en guardia para ver si este estado de ánimo depresivo contiene, también, algún componente de posible comunicación o conducta suicida.

Pandemia e hipocresía

En lo que todo el mundo coincide es que la pandemia ha influido de manera muy clara en el aumento de estas cifras. Y lo ha hecho, indirectamente,  a través del aumento de las afecciones emocionales y mentales, algo de lo que tanto se habla en los últimos meses y, directamente con el incremento de las conductas suicidas en sí mismas.

En mi opinión, no fue tanto la pandemia en sí sino su manejo, la gestión tanto de las autoridades como de los medios.

Al principio, todo era disculpable porque nadie sabía a qué nos enfrentábamos, pero, después, ya no hay tanta justificación para el clima de miedo, incluso terror, generado hacia la población.

Por ejemplo, pongamos el caso de los jóvenes. El CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas) ya había publicado estadísticas en las que se mostraba que eran los jóvenes uno de los sectores que más estaba sufriendo en la pandemia, los “que más habían llorado debido a esa situación” (un 42,8%, por encima de la media 35,1%).

Pues bien, sabido esto, y sabido ya, entonces, que las vacunas no protegían del contagio, hubo campañas gubernamentales insinuando (afirmando, más bien) que podías matar a tus abuelos si los abrazabas o si no te vacunabas.

A ello se sumaron las mayor parte de medios generalistas, de manera frívola, acusando a los jóvenes de irresponsables, de egoístas, con reportajes y fotos de botellones que mostraban su supuesta insolidaridad. También, se les instaba a vacunarse a pesar de la mínima incidencia de Covid grave en este grupo de edad y de los efectos secundarios graves de la vacunación en jóvenes, como la miocarditis.

Son estos mismos medios y estos mismos sectores gubernamentales los que, como hipócritas plañideras, lamentan ahora “los efectos del covid” (así, en general) en la salud mental de los jóvenes y ponen teléfonos de escucha y atención especializada para demostrar lo preocupados que están por el asunto. Los teléfonos y atención especializada están muy bien pero aprender de los errores, más.

El caso de los niños y los ancianos es similar.

Escucha

Tal como se mencionaba anteriormente sobre las señales que nos deben poner en alerta ante la posibilidad de un suicidio, hay que decir que ocho de cada diez personas manifiestan su intención de poner fin a su vida o dan muestras de ello antes de hacerlo.

Por eso , de nuevo, tiene tanta importancia la escucha del profesional para saber detectar y conducir con tacto y delicadeza, sin juzgar, estas situaciones.

Esa es la primera, y no menor, ayuda que podemos ofrecer.

¿Qué puede ofrecer la homeopatía?

En este papel de escucha, el médico experto en homeopatía, especialmente entrenado para ello, puede ofrecer su primera ayuda. Como decíamos, sin juzgar, entendiendo el profundo sentimiento de tristeza y desesperanza del paciente y, por supuesto, sin menoscabo de una atención psicológica más especializada.

En esta etapa tan trascendental de la escucha es importante hacer eso, escuchar, y poco más. Y lo poco más, que sea muy medido y correcto.

En mi opinión, es contraproducente animar al paciente y hacerle ver, de distintas maneras,  las cosas tan buenas de la vida que se está perdiendo. Esto, que es bastante común, incluso entre profesionales, creo que es un gran error porque el paciente quizá nos mire o, quizá, no diga nada, pero se sentirá profundamente incomprendido y más solo aún si cabe.

En cuanto a los medicamentos homeopáticos, todos pueden ser de ayuda en momentos así, ya que todos pueden conllevar ese aspecto tan descompensado. Como siempre, se tratará de acertar en el encaje específico de la situación y vivencia íntima del paciente.

Medicamentos, como ya sabemos, compatibles con otros y muy bien tolerados.

Por mencionar algunos:

  • Aurum metallicum: es, quizá, el más citado en la bibliografía homeopática tradicional. Con pensamientos suicidas constantes, arrojándose desde una altura, gran tristeza y depresión, con continuos autorreproches, sentimiento de culpa y frustración.

En mi opinión, sin embargo, siguiendo al Dr. Scholten,  creo probable que sea  Bismuthum el que mejor encaja en estas situaciones suicidas “tipo Aurum” y no el propio Aurum.

  • Bismuthums, Bismuthum subnitricum, (el bismuthum más conocido y utilizado): pérdida del poder, pérdida del honor, muchas veces de forma imprevista, de golpe. Sentimientos de culpa. Pensar en la relación con Japón donde el suicidio ha estado ritualizado, seppuku o hara-kiri. Extremado sentimiento de soledad, desea compañía.
  • Natrum Sulphuricum: tristeza y depresión. Soledad, cansancio de la vida. Como si no pudiesen permitirse la experiencia del amor, la alegría. Bruscos impulsos de matarse o herirse. Peor de madrugada 4-5 a.m
  • China: se siente desafortunado, con deseos de matarse pero le falta valor para hacerlo porque tiene miedo a morir, con reproches a los demás.
  • Hyosciamus: tendencia suicida por amores no correspondidos, por haber sido despreciado, con miedo a estar solo. delirio exhibicionista.
  • Pulsatilla : sentimientos de culpa, remordimientos  y reproches. Por frustraciones , decepciones, celos. Llanto muy fácil, involuntario y suave, con  mejoría por la compañía y consuelo.
  • Lachesis: tendencia suicida por celos, amores contrariados, penas. Sobre todo en menopausia. Locuacidad, cambia muy rápido de un tema a otro, intolerancia a la constricción.
  • Nux Vomica: tendencia suicidas, sobre todo a la noche, por dolores (es hipersensible) desprecios, fracaso en los negocios, frustración, con gran violencia e irritabilidad.
  • Staphisagria: gran decepción o frustración por agravios a su honor o amor propio. Mucha indignación, con ira reprimida.
  • Thulium y sus sales: es el lantánido de la pérdida. Se siente malvado y dañino. Miedo a ser absorbido por un agujero negro, terror a la oscuridad, pérdida del autocontrol, sexo, drogas, violencia.

Trabajemos, pues, desde todos los ámbitos para que las personas puedan encontrar otras posibilidades y otros caminos cuando ya, aparentemente, no les queda más esperanza.

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

Hombro doloroso y homeopatía

El dolor de hombro es muy frecuente en la sociedad y especialmente entre la población mayor, debido a su afectación...

enero 26, 2023

CAMBIO DE LAS RUTINAS DE LOS NIÑOS EN NAVIDAD

diciembre 21, 2022
higado manos doctor homeoptia tratamiento medicamento

Cómo cuidar el hígado con Homeopatía: 10 medicamentos homeopáticos para el hígado.

➡️Descubre en este post del Dr. Basauri las funciones más importantes del hígado y qué hábitos de vida y alimentación...

noviembre 30, 2022

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. Homeopatía Suma no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. En el siguiente directorio encontrará un listado de profesionales de confianza asociados a la ANH: https://profesionales.homeopatiasuma.com