Actualidad

Patologías

homeopatia y tratamiento

Oftalmología y Homeopatía: Tratamiento de Orzuelos y Conjuntivitis

Las revisiones periódicas al oftalmólogo, desde las etapas más tempranas de la vida, son fundamentales para la detección, prevención y tratamiento de las afecciones visuales. De hecho, según la OMS, el 80% de los casos de ceguera que existen en el mundo podrían haberse prevenido o curado totalmente.

En el caso de la infancia es importante saber que una detección precoz puede ayudar en gran manera a  prevenir la ambliopía, corregir los defectos refractivos como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo.

En el caso de los más mayores, se pueden tratar quirúrgicamente las cataratas o hacer un buen seguimiento de enfermedades visuales crónicas y degenerativas como el DMAE, glaucomas o la retinopatías diabéticas, entre otras.

En ocasiones, el cuidado de la salud visual no es accesible para todo el mundo, lo que es un gran indicador de desigualdad social, siendo las afecciones visuales casi cuatro veces más frecuentes en personas pobres y analfabetas que viven en zonas marginadas y rurales que en barrios ricos, según también advierte la OMS.

Homeopatía y oftalmología

Los medicamentos homeopáticos se presentan en la oftalmología, como en el resto de las áreas de la medicina, como una opción más de tratamiento, segura  y eficaz.

Es importante individualizar cada caso a la hora de elegir el tratamiento homeopático más adecuado, ya que no usaremos los mismos medicamentos homeopáticos para todos los casos de la misma afección, sino que tendremos en cuenta la forma particular en la que cada paciente manifiesta sus síntomas así como otros aspectos de su historia clínica personal.

Además, los medicamentos homeopáticos actúan estimulando los propios mecanismos de defensa del organismo y son compatibles con otros tratamientos y medicamentos convencionales siempre que se considere necesario, lo cual los convierte en una opción terapéutica de inestimable valor.

Vamos a centrarnos en este artículo en dos de los procesos más consultados en relación con la salud ocular; la conjuntivitis y los orzuelos.

¿Qué es la conjuntivitis u «ojo rojo»?

Como nos cuenta el Dr. Basauri en su post sobre conjuntivitis, la conjuntivitis es la afección ocular por la que más se acude al médico, ya que además es normal contraerla en cualquier franja de edad, afectando a bebés, niños, adultos, e incluso a nuestras mascotas.

La conjuntivitis supone la inflamación de la conjuntiva ocular, que es una fina membrana transparente que recubre la superficie blanca del globo ocular y la cara interna de los párpados.

La conjuntiva cumple una función defensiva para el ojo, junto con la lágrima. Ambas actúan como una barrera ante gérmenes o partículas ambientales. La conjuntiva también tiene pequeñas glándulas que producen una secreción que, de nuevo junto con la lágrima, mantiene hidratada y lubricada la superficie del ojo, lo que contribuye al libre movimiento del globo ocular.

Causas de la conjuntivitis

Son varias las causas que pueden producir una irritación de la conjuntiva pero, sin duda, las infecciones víricas están detrás de la mayoría de ellas. Bacterias, hongos y otros microorganismos también pueden ser su causa pero son significativamente menos frecuentes.

Las  alergias son otra causa muy frecuente. En este caso los síntomas oculares se suelen acompañar de secreción nasal con picor y estornudos.  También puede asociarse con la aparición de una dermatitis en los párpados o en otras zonas de la piel y otros síntomas respiratorios como puede ser el asma.

El sobreesfuerzo visual (ojo con el uso excesivo de las pantallas y la mala iluminación durante la lectura en papel), el contacto con irritantes químicos o la excesiva exposición a la luz solar o al aire acondicionado, son otras de las causas que pueden originar un «ojo rojo», como también se denomina coloquialmente a esta dolencia.

En primavera y verano tiene especial incidencia la llamada conjuntivitis de las piscinas derivada del uso de sustancias químicas, que, aunque son muy eficaces contra los gérmenes, hongos y algas del agua, pueden provocarnos irritación en los ojos, con la correspondiente rojez.

Las personas que sufren de ojo seco también están más predispuestas a padecer conjuntivitis.

Síntomas de la conjuntivitis

Los síntomas más frecuentes son el enrojecimiento de los ojos acompañado de picor y, frecuentemente, una sensación de «arenilla» o de cuerpo extraño en el ojo. Los párpados también pueden estar hinchados y es frecuente el lagrimeo.

También puede aparecer una secreción viscosa amarillo-verdosa que suele formar una costra durante la noche en el borde del párpado, las legañas. Es característico de las conjuntivitis infecciosas, sobre todo las bacterianas.

Eccemas y estornudos pueden estar presentes en las conjuntivitis de tipo alérgico, como ya comentábamos.

No es frecuente que las conjuntivitis aparezcan complicaciones, pero en algunas ocasiones, sobre todo en las conjuntivitis irritativas e infecciosas, puede afectarse la córnea y repercutir en la visión.

Tratamiento de la conjuntivitis

En primer lugar, lo básico y fundamental será mantener una buena higiene ocular, ayudándonos de un suero fisiológico u otros preparados que podremos encontrar en la farmacia. Los lavados con preparados que contengan algunas plantas medicinales, como la eufrasia, pueden ser de gran ayuda.

Son pautas de cuidado fundamentales evitar tocarse los ojos y no compartir enseres de aseo de cosmética con otras personas. Hay que pensar que todas las conjuntivitis infecciosas, que son la mayoría, son contagiosas.

Este tipo de cuidados es muy importante que sean aconsejados por un profesional sanitario pues a pesar de ser muy conocidos y extendidos, algunos remedios caseros no siempre son recomendables. Por ejemplo, ciertas infusiones como la manzanilla, tan extendidamente usada en estos procesos, suelen aumentar las secreciones, por lo que, si bien puede ser útil a nivel digestivo, no lo serán frente a la conjuntivitis.

La mayoría de las conjuntivitis son víricas por lo que el tratamiento convencional se enfocará a aliviar los síntomas mediante colirios refrescantes y lavados oculares mientras la infección se va resolviendo por si sola. Solo estará recomendado el uso de antivirales si la causa de la conjuntivitis es el virus del herpes.

La homeopatía en el tratamiento de la conjuntivitis

Estos podrían ser los medicamentos homeopáticos más comúnmente utilizados en el tratamiento de esta dolencia ocular:

  • ACONITUM. Indicado cuando el ojo está muy enrojecido, seco y sin lagrimeo. La inflamación es muy intensa y aparece de manera brusca. Es frecuente que se produzca tras la exposición al frío.
  • BELLADONA. En este caso, hay una sensación de ardor y dolor en el ojo que puede ser pulsátil. Tampoco habrá lagrimeo y las molestias se agravan con la luz y el aire frío.
  • APIS MELLIFICA. Indicado cuando la conjuntivitis va acompañada de un edema importante en los párpados. El paciente suele sentir dolores punzantes y ardientes que mejoran con el fresco y se agravan con el calor.
  • EUPHRASIA. Útil cuando hay enrojecimiento, sensación de ardor e impresión de cuerpo extraño, como si tuvieran “arenilla” en el ojo. En estos pacientes el lagrimeo es intenso y suele ser irritante. Es uno de los medicamentos homeopáticos más usados.
  • ALLIUM CEPA. Usado habitualmente en las conjuntivitis alérgicas. Es un cuadro muy similar al de EUPHRASIA, pero en este caso el lagrimeo no irrita los bordes del ojo. Suele acompañarse de secreción nasal y estornudos. El medicamento es capaz de aliviar todo el cuadro.
  • MERCURIUS SOLUBILIS. Este medicamento homeopático está indicado cuando el ojo presenta secreciones amarillo-verdosos. Esta secreción suele ser irritante y las molestias empeoran con el calor y por la noche.
  • HEPAR SULFUR. En este caso las secreciones son abundantes y no irritan, a diferencia de lo que ocurre en los ojos que necesitan MERCURIUS.  Además, en estos pacientes los síntomas se agravarán con el frío y el más ligero roce sobre el ojo.
  • ARGENTUM NITRICUM. Muy usado para las conjuntivitis de los bebés y para cuando hay secreción mucopurulenta y los párpados están hinchados con dolores punzantes.
  • SILÍCEA. Otro gran medicamento en las conjuntivitis de los bebés con un problema de obstrucción del conducto lagrimal. Es también un buen medicamento homeopático de blefaritis y de orzuelos recidivantes.

¿Qué es un orzuelo?

Los orzuelos son otras de las afecciones oculares más comunes junto a las conjuntivitis.

Aunque lo normal es que se curen en un periodo corto de tiempo, en muchas ocasiones la evolución es más larga con tendencia a reactivarse sin haber llegado a una curación completa de la lesión. Además, también es frecuente que algunas personas tienda a sufrirlos de forma repetida.

Los orzuelos son causados por una infección bacteriana de las glándulas de Zeiss y Moll, situadas en el borde del párpado, formando pequeños abscesos dolorosos que tienden a supurar.

¿Por qué se forma un orzuelo?

Estas bacterias que infectan las glándulas de Zeiss y Moll habitan en la nariz y en la piel y, aunque en principio son inofensivas, cuando entran en contacto con la zona del borde del párpado u otras aberturas en la piel, pueden ser causantes de una infección.

Una mala higiene asociada al uso de lentillas o a la mala retirada del maquillaje suelen favorecer su aparición.

Síntomas del orzuelo

Estas glándulas, que se ocupan de segregar una capa grasa sobre las lágrimas para retardar su evaporación, al infectarse provocan una inflamación en el borde del párpado o debajo de él. Esto normalmente viene acompañado de dolor local, lagrimeo, secreciones que pueden aparecer en forma de costra, sensibilidad a la luz y sensación de cuerpo extraño al parpadear.

¿Qué es un chalazión?

El chalazión es una lesión que aparece también en el párpado y que con frecuencia se confunde con un orzuelo.

Cuando tenemos una hinchazón en la cara interna del párpado que dura semanas y que en un momento deja de ser doloroso y no responde al tratamiento convencional, es probable que estemos frente a un chalazión.

El chalazión es una reacción inflamatoria más que infecciosa, derivada de la obstrucción de las glándulas Meimobio y puede estar precedida de un orzuelo. A diferencia de éste, los síntomas del chalazión son mucho más leves y es prácticamente indoloro. Además, su evolución es mucho más lenta.

De manera que, si un orzuelo que aparece en la cara interna del párpado persiste durante semanas, deja de ser doloroso y no responde al tratamiento convencional, es muy probable que nos encontremos ante un chalazión.

Cuidados personales y tratamiento convencional

Es importante empezar a tratar un orzuelo tan pronto como se note, ya que cuando no se trata puede convertirse en un chalazión.

En cualquier caso y aunque pueda resultar tentador, nunca deberemos apretarlo para que estalle. Solo lo empeoraremos aumentando el dolor, la inflamación y la infección.

Es fundamental una correcta higiene para lo que se suele recomendar lavar la zona con agua templada y champú para bebés. Usar una compresa o toalla templada limpia, aplicándola en la zona afectada durante 10-15 minutos varias veces al día, suele ayudar a madurar y drenar la lesión.

En el caso del chalazión, realizar suaves masajes en los párpados y aplicar calor moderado, ayudará a ablandar las secreciones y liberar los conductos.

En cuanto al tratamiento convencional, dependiendo del caso particular, puede ir desde la aplicación de un simple ungüento oftálmico, una exfoliación del borde libre de los párpados y drenaje glandular, sondaje de las glándulas, a la toma de corticoides y/o antibióticos orales. Se puede incluso precisar de cirugía.

Tratamiento de los orzuelos con homeopatía

Los medicamentos homeopáticos nos ayudarán tanto a tratar las lesiones como a prevenir las recaídas.

Contamos con distintos medicamentos homeopáticos según las características y los síntomas que presenten las lesiones y del estado evolutivo en el que se encuentren.

En la primera fase de inflamación, tres medicamentos suelen recetarse con mayor frecuencia:

  • APIS MELLIFICA. Lo usaremos cuando veamos un párpado edematoso con una inflamación más rosada que roja. Se suele acompañar de una sensación de pinchazos y escozor. Mejora con aplicaciones frías y se agrava con el calor.
  • BELLADONA. Para los orzuelos que aparecen de manera violenta, con dolor marcado al tacto y al movimiento del ojo. Es probable que el paciente note latidos en la zona afectada.  
  • PULSATILLA. Indicado nada más empezar el orzuelo, cuando aún no ha empezado a supurar. Es probable que los ojos estén inflamados, rojos y con escozor, pero de forma muy poco intensa.

En la segunda fase, la fase de supuración, los medicamentos más indicados serán:

  • HEPAR SULFUR. Es un medicamento homeopático indicado clásicamente en los procesos inflamatorios con predisposición a supurar, como es el caso de los orzuelos. Será útil tanto en la fase inflamatoria como cuando ya haya colección de pus en la lesión.
  • MERCURIUS SOLUBILIS. Muy conveniente en orzuelos supurados y, con frecuencia, múltiples en donde los párpados están rojos y edematizados.
  • MYRISTICA. Recomendado para facilitar la reabsorción y cicatrización de los orzuelos que ya se han abierto.

En el caso de los chalazión; STAPHYSAGRIA, AURUM METALLICUM o THUJA serán algunos de los medicamentos homeopáticos más recomendados.

Siempre será posible combinar los medicamentos homeopáticos con cualquier otro tratamiento que consideremos necesario y podremos usarlos en cualquier tipo de persona, incluso en mujeres embarazadas. Además, medicamentos como ARNICA y STAPHYSAGRIA serán de gran ayuda en los casos en los que sea necesaria la cirugía para mejorar la cicatrización y evitar complicaciones.

#HomeopatiaSuma

Bibliografía

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

Homeopatía en las afecciones respiratorias crónicas: asma

Según advierte la OMS, el asma es una de las principales enfermedades no transmisibles (ENT), que afecta tanto a niños...

diciembre 1, 2021

La Homeopatía en el tratamiento del COVID persistente

El COVID persistente o Long COVID es una situación clínica aún no muy bien definida ni entendida pero que está...

noviembre 24, 2021
el papel de la homeopatía en el tratamiento de la disfunción sexual

El papel de la Homeopatía en el Tratamiento de la Disfunción Sexual

Una buena salud sexual incide directamente en la salud y bienestar de las personas. Descubre en este post el papel...

noviembre 3, 2021

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. Homeopatía Suma no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. En el siguiente directorio encontrará un listado de profesionales de confianza asociados a la ANH: https://profesionales.homeopatiasuma.com