Actualidad

Patologías

La Homeopatía en el tratamiento del golpe de calor

La Homeopatía en el tratamiento del golpe de calor

Por el Dr. Guillermo Basauri

Un día caluroso cualquiera, vamos a hacer un recado, una pequeña compra, y dejamos esperando en el coche a nuestro perro o salimos a correr a medio día o nos ponemos a tomar el sol o a trabajar en la huerta. Pues todas estas situaciones pueden ser la causa de lo que conocemos como un golpe de calor o insolación y mucho cuidado porque puede tener muy graves consecuencias como ya veremos.

Los seres humanos somos criaturas homeotermas

Lo seres humanos somos animales homeotermos, es decir, necesitamos mantener nuestra temperatura corporal entre unos ajustados márgenes para que nuestro organismo funcione correctamente y, con este fin, contamos con una serie de mecanismos fisiológicos de termorregulación, como son la propia respiración, el control de la vasodilatación y vasoconstricción de nuestros capilares sanguíneos y la sudoración.

La temperatura considerada normal para una persona se encuentra entre los 35º-37º C. Por debajo de los 35º estaríamos ante una hipotermia y por encima de los 37º podríamos hablar ya de los distintos grados de hipertermia.

Una persona sometida a temperaturas ambientales muy altas puede presentar un fracaso del sistema de termorregulación de manera que su temperatura corporal suba por encima de los 40ºC. Esto puede llevar a una alteración en el funcionamiento de órganos como el sistema nervioso central, el corazón, los riñones y el hígado, lo que puede provocar, si no se instaura un tratamiento adecuado, un fallo multiorgánico y la muerte.

¿Qué es un golpe de calor?

El golpe de calor es la forma más grave de lesión por calor, hasta el punto de que puede llegar a provocar la muerte, y se produce como consecuencia de un aumento de la temperatura corporal por encima de los 40ºC.

Es habitual que se presente en personas expuestas a calor intenso en las primeras 24-48 horas de una ola de calor, antes de que el organismo se haya podido adaptar a esas condiciones de calor extremo. Generalmente el golpe de calor aparece con temperaturas ambientales superiores a 40ºC y humedad ambiental superior al 60%.

Causas del golpe de calor

Este fallo en la termorregulación del organismo suele darse fundamentalmente en dos contextos:

  • Exposición a un ambiente caluroso. Es lo que también se denomina insolación sin hacer esfuerzo y se produce al exponerse a altas temperaturas por tiempo prolongado. Es un tipo de golpe de calor más frecuente en personas de edad avanzada o con enfermedades crónicas de fondo.

Nunca se insistirá lo suficiente en NO dejar niños, ancianos o mascotas en el coche en días de calor, pues suele ser una de las circunstancias más relacionadas con los golpes de calor.

  • Realización de ejercicio intenso en un entorno de calor. La insolación por esfuerzo se produce al aumentar la temperatura corporal central al realizar actividad física intensa en un clima caluroso.

Cualquier persona que haga una actividad física intensa en un ambiente caluroso puede sufrir un golpe de calor por esfuerzo, pero suele ser mucho más frecuente en personas que no están habituadas a las altas temperaturas. Por ejemplo, si nos vamos de vacaciones al caribe y nos da por seguir con nuestra rutina de entrenamientos corriendo al mismo ritmo e intensidad que en casa.

Factores de riesgo para sufrir un golpe de calor

Pueden parecer bastante obvios algunos de los factores de riesgo para sufrir un golpe de calor pero la realidad es que en la mayoría de las ocasiones en las que sufrimos una insolación varios de estos factores suelen estar asociados con su origen, así que no estará de más revisarlos y tenerlos siempre muy presentes cuando estemos expuestos a altas temperaturas:

  • Usar demasiada ropa. Esto es frecuente en los niños pequeños y en los ancianos que, a veces, podemos tender sus cuidadores a abrigar demasiado. También es frecuente en los deportistas que tienen la falsa creencia de que cuanto más sudes haciendo el ejercicio más grasa corporal pierdes. Recordad: si sudas mucho solo pierdes líquidos y minerales, no grasa.
  • La edad. El sistema nervioso central de los niños pequeños y de los ancianos suele tener mayor dificultad para adaptarse a las altas temperaturas, por lo que suelen ser también los grupos de población que con mayor frecuencia sufren de golpes de calor. Además hay que tener mucho cuidado con la hidratación en los niños, sobre todo cuando están jugando y expuestos al calor, y en las personas mayores dependientes.
  • La deshidratación.Volviendo al comentario anterior, una de las causas más importantes y frecuentes que nos pueden llevar a un fallo en nuestra termorregulación es no reponer líquidos y minerales adecuadamente.
  • Beber alcohol.El alcohol no hidrata sino todo lo contrario. El alcohol es malo para combatir el frío y peor para combatir el calor.
  • Exposición brusca a un clima muy caluroso y húmedo. Es muy recomendable cuando nos desplazamos a algún lugar en donde el clima es mucho más cálido y húmedo que al que estamos acostumbrados el ir adaptando nuestra actividad poco a poco a las nuevas condiciones climatológicas.
  • Ciertos medicamentos. Algunos medicamentos para la hipertensión arterial, diuréticos, antidepresivos, ansiolíticos o los derivados anfetamínicos usados en la hiperactividad, entre otros, pueden afectar a la capacidad del organismo de adaptarse al calor. Y mucho cuidado, por supuesto, con otro tipo de drogas ilegales.
  • Enfermedades. Los problemas crónicos de corazón, respiratorios o tiroideos, entre otros, pueden predisponer a sufrir insolaciones.

Síntomas del golpe de calor. Complicaciones.

Antes de que se instale la sintomatología más severa suele haber un periodo, durante las primeras 24-48 horas, en las que la persona puede referir:

  • Náuseas y vómitos.
  • Sensación de debilidad general.
  • Alteración del estado de consciencia. Letargo, confusión, agitación, dificultad para hablar. El desmayo puede ser uno de los primeros signos de una insolación en las personas mayores.
  • Elevación de la temperatura corporal. La piel, en general, estará caliente y seca.
  • Dolor de cabeza con sensación congestiva y pulsátil.

Tras esta primera fase aparecerán los síntomas más severos del golpe de calor:

  • Respiración acelerada, rápida y poco profunda.
  • Pulso acelerado. La frecuencia cardíaca aumenta en un esfuerzo por ayudar a enfriar el cuerpo mandando toda la sangre posible a la periferia del organismo.

Si el golpe de calor sigue evolucionando pueden llegar a aparecer complicaciones como:

  • Rabdomiolisis. La descomposición del tejido muscular libera el contenido de las fibras musculares a la sangre lo que puede generar daños renales.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Insuficiencia respiratoria.
  • Hepatitis fulminante.
  • Insuficiencia renal.

Todo ello puede conducir a un estado de coma y muerte.

¿Cómo podemos prevenir un golpe de calor?

Unas cuantas pautas muy sencillas pueden evitar que suframos una insolación:

  • Usar ropa ligera y holgada. La ropa ceñida dificulta la refrigeración del cuerpo. También hay que tener en cuenta que la exposición directa de la piel al sol aumenta la evaporación de líquidos y recalienta nuestro organismo, así que será mejor ropa ligera que ir sin camiseta. Además, las prendas de color claro absorben menos calor que las oscuras.
  • Evitar las quemaduras solares. La piel quemada dificulta el enfriamiento del cuerpo así que camiseta en los momentos de sol más fuerte y protección solar el resto del tiempo que estemos expuestos al sol. No olvidar la gorra o el sombrero, de ala ancha mejor.
  • Buena hidratación. En situaciones de calor excesivo, sobre todo en climas muy húmedos o si tenemos que realizar actividad física moderada-intensa, las bebidas isotónicas pueden estar recomendadas. Hace tiempo que se han puesto de moda y muchas personas las toman en los bares o en sus casas como si fueran un refresco, pero las bebidas isotónicas no son un refresco y deben estar destinadas a situaciones de pérdidas importantes de líquidos y minerales exclusivamente.
  • Refrigerase periódicamente. Los baños de agua fresca, exponerse a la brisa, los paños húmedos sobre la cabeza, los tobillos y las muñecas, serán medidas muy eficaces para evitar que el cuerpo se recaliente. Eso sí, cuidado con los cambios bruscos de temperatura a la hora de los baños.
  • Evitar la actividad intensa en los momentos más calurosos del día.
  • Intentar aclimatarse. Si vas a un lugar mucho más cálido y húmedo de lo que estás habituado piensa que tu cuerpo puede necesitar varios días, incluso semanas, para acostumbrarse al nuevo clima. Tómate las cosas con calma y vete viendo cómo responde tu cuerpo al cambio.
  • Cuidar situaciones especiales. Si tenemos alguna enfermedad crónica, tomamos determinados medicamentos o estamos a cargo de personas dependientes deberemos tenerlo en consideración. Nunca está de más consultar con el médico ante cualquier duda o inquietud al respecto.

Y, por favor, NUNCA DEJAR EN EL COCHE A NIÑOS, PERSONAS DEPENDIENTES NI MASCOTAS.

Primeros auxilios y tratamiento en el golpe de calor

Como ya hemos visto, un golpe de calor puede ser una situación que acabe en un desenlace fatal así que ante la más mínima sospecha será fundamental contactar con algún servicio médico urgentemente. Como en los infartos, la premura en la atención médica es clave para el pronóstico del paciente. Y mientras esperamos la atención médica podemos poner en marcha algunas medidas sencillas pero que pueden ser de inestimable valor, entre ellas la Homeopatía.

El objetivo del tratamiento del golpe de calor será bajar la temperatura corporal de la persona insolada. Lo primero será alejarla de la zona de calor y aligerar sus ropas todo lo que se pueda. Para enfriar su temperatura podemos:

  • Darle un baño o una ducha con agua fresca.
  • Pasarle una esponja o un paño con agua fría.
  • Colocarle compresas frías en axilas, ingles y cuello.
  • Cubrirle con una sábana mojada.
  • Exponerle al aire mientras se le rocía con agua fresca.

Es importante rehidratar a la persona así que deberemos ofrecerle agua fresca pero no demasiado fría. Nunca le daremos bebidas azucaradas, con cafeína o alcohol.

La Homeopatía en el golpe de calor

Siempre que hablamos de los medicamentos homeopáticos que podemos utilizar en las diferentes patologías, lo más frecuente es que tengamos una gama más o menos amplia de ellos que estarán indicados según la forma particular que tenga cada persona de expresar su enfermedad.

Así, en una rinoconjuntivitis alérgica usaremos NUX VOMICA, ALLIUM CEPA, EUPHRASIA o KALIUM IODATUM, en una gastroenteritis aguda ARSENICUM ALBUM, PODOPHYLLUM, CUPRUM METALLICUM o ALOE SOCOTRINA, en una verruga THUYA, ANTIMONIUM CRUDUM, NITRICUM ACIDUM, CAUSTICUM o CALCÁREA CARBONICA y en las bronquitis podremos usar medicamentos homeopáticos como ANTIMONIUM TARTARICUM, IPECA, KALIUM CARBONICUM o KALIUM BICHROMICUM, entre otros.

Son solo ejemplos para ilustrar que en el abordaje homeopático la individualización del tratamiento es fundamental. Pero ocurre en este sentido que cuanto más intenso, agudo y violento es un cuadro, más tienden a homogeneizarse sus síntomas y su forma de expresión en la mayoría de los pacientes. Es decir, en una fractura de un hueso usaremos mayoritariamente ARNICA, SYMPHYTUM y CALCÁREA PHOSPHORICA, pues la lesión, los síntomas y los mecanismos de reparación son prácticamente idénticos en todos los pacientes.

En el caso de los golpes de calor nuestro medicamento homeopático principal será ACONITUM pues es el medicamento que más fielmente cubre los síntomas más característicos de las insolaciones.

Así, los signos y los síntomas que nos harán pensar en ACONITUM como el medicamento homeopático que nuestro paciente necesita serán:

  • Aumento brusco de la temperatura corporal.
  • Pulso cardíaco acelerado.
  • Piel roja, ardiente y seca.
  • Sed intensa.
  • Debilidad muscular, cansancio.
  • Agitación, mareos y vértigos.
  • Congestión de cabeza.

Todos estos signos y síntomas de insolación pueden aparecer en un cuadro febril en relación con una infección vírica tipo gripal pero, si los comparáis con los que definen a un golpe de calor, veréis que también coinciden. Por eso ACONITUM será un medicamento homeopático útil en un síndrome gripal agudo e intenso de la misma manera que podrá ayudarnos en el comienzo de un golpe de calor.

Como digo, además de ACONITUM también hay otros medicamentos homeopáticos como GLONOINUM, para pacientes con mayor congestión cefálica y con más presencia e intensidad de signos cardiovasculares tipo taquicardia, o BELLADONNA, para pacientes con síntomas generales algo más moderados y, sobre todo, con la presencia de sudor en su piel.

Los medicamentos homeopáticos, en particular ACONITUM, pueden ser de gran valor, junto con las medidas de primeros auxilios, a la hora de atender a una persona que está sufriendo un golpe de calor hasta el momento en que sea posible la atención médica adecuada. De hecho, yo siempre aconsejo llevar un tubito de ACONITUM en la mochila o en la bolsa como uno de los fijos en el botiquín de viaje, mucho más si vamos a la montaña o a algún lugar de clima especialmente cálido.

#HomeopatiaSuma

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

Enfermedades y excesos del Verano

Enfermedades y excesos del Verano

Durante el verano, los viajes, las comidas, el sol y demás excesos generan desajustes en la persona que pueden ser...

julio 30, 2020

Medicamentos homeopáticos para la ansiedad, depresión o miedo

La pandemia está siendo una tragedia para muchos. Descubre cómo los medicamentos homeopáticos pueden ayudar en situaciones de ansiedad, depresión...

julio 27, 2020
Medicamentos Homeopáticos en Verano

Medicamentos homeopáticos más utilizados en verano

julio 20, 2020

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. Homeopatía Suma no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. En el siguiente directorio encontrará un listado de profesionales de confianza asociados a la ANH: https://profesionales.homeopatiasuma.com