Actualidad

Patologías

sindrome-postvacacional

Consejos Saludables para que los niños comiencen el curso sin cargar con el llamado “síndrome postvacacional”

Autor:Dr. Jorge Manresa
Fuente original:www.hablandodehomeopatia.com
Título:Pautas para el comienzo del curso: el llamado “síndrome postvacacional”

Estoy seguro de que la mayoría de madres y padres, entre los que yo mismo me hallo, incorporamos a nuestro organigrama anual el mes de septiembre, como aquel en el que empieza el calendario laboral, escolar, de proyectos, etc., tanto de nuestros hijos como el nuestro propio.

Tal y como era predecible, en una sociedad como la nuestra, en la que tendemos a poner etiquetas a todo, la comúnmente llamada  “vuelta al cole” ha evolucionado hacia el ahora conocido como síndrome postvacacional, en relación al cuál se han sistematizado una serie de síntomas y sobre todo de pautas para mitigar en lo posible la “terrible sintomatología” en la que nos podemos ver abocados por la mera razón de regresar nosotros o nuestros hijos a la actividad diaria.

Tras las vacaciones estivales es habitual tener que volver a reajustar horarios, comidas, habituarse a los cambios de clima, actividades de ocio….y en el caso de nuestros hijos, muchas veces deben habituarse a nuevos compañeros o profesores, nueva escuela, nuevos retos y aprendizajes…. En este sentido, existen una serie de consejos ciertamente conocidos dirigidos a esquivar o al menos atenuar los problemas que puedan presentarse en ese retorno general a la actividad.

No obstante, en el caso de que en ese “reajuste en el estilo de vida” que estamos obligados a hacer tras las vacaciones, derivase en estados de estrés, ansiedad, diarrea, nerviosismo, insomnio o frustración y nos viésemos superados por todo ello, sería conveniente consultar con un profesional de la salud, con el fin de que esa situación se alargase en el tiempo lo menos posible.

Poniendo el foco ahora en los niños y principalmente en dos aspectos básicos como son la alimentación y las rutinas, me gustaría compartir con vosotros algunos de estos consejos. Pautas que yo mismo recomiendo a todos los padres que acuden a mi consulta con sus hijos, cuando estos manifiestan sintomatologías como las que explicaba en el párrafo anterior.

RUTINAS

  • En general, conviene levantarse en un ambiente relajado, evitando las prisas y los agobios al salir de casa. Para ello, procura despertar a tu hijo con el suficiente tiempo para que pueda desayunar con tranquilidad y marchar después a la escuela infantil holgadamente.
  • De forma gradual, es igualmente importante ir recuperando los hábitos en cuanto a horarios de sueño y de comidas. En este sentido, te recomiendo ir despertándole cada día, media hora antes del día anterior, al menos desde la semana previa al comienzo del curso. De este modo, conseguiremos que la adaptación a la nueva agenda se produzca sin grandes trastornos en casa.
  • Vuelve a recuperar otras rutinas del niño lo antes posible, creando pautas desde que tu hijo se levanta. Por ejemplo, al lavarse la cara y las manos, a la hora de vestirse, lavarse los dientes, desayunar…
  • Al dejarle en el colegio, intenta no alargar las despedidas. Estas deben ser cortas, evitando los dramatismos, y transmitiendo al niño la seguridad de que estamos haciendo lo mejor para él y en unas horas volveremos para llevarle a casa de vuelta. Si es posible, es recomendable que alguno de los padres vaya a llevar y recoger al niño. Esta rutina también le aportará confianza y seguridad a nuestro hijo, además de ayudarle a acostumbrarse más rápidamente a este cambio.
  • Motivación y ánimo. Al volver a casa tras la escuela infantil, juega con tu hijo. Es positivo que sienta que lo que hace en el centro no es tan diferente de lo que hace normalmente en casa. Anímale a compartir contigo algunas de esas “cosas nuevas” que aprende en el cole. Y demuestra alegría y entusiasmo por sus avances.
  • Puesto que el fin de las vacaciones no implica en muchos casos un cambio brusco en las temperaturas, no pasa nada por mantener algunas actividades como las que practicábamos en verano, siempre que adaptemos estas a nuestros nuevos horarios y compromisos, evitando que el niño se vaya muy tarde a la cama. Si seguimos esta pauta, conseguiremos también que la transición y por tanto los síntomas ocasionados por el “síndrome postvacacional” sean más suaves y/o inexistentes en nuestros pequeños.

ALIMENTACIÓN

  • Permitidme que insista en el hecho de que el niño no se salte el desayuno y que este sea lo más coherente posible. La mañana es el tramo del día en que más energía necesitamos. Por ello, es recomendable que tomen al menos un bol de leche con cereales no dulces y una pieza de fruta. Seamos creativos a la hora de ofrecer al niño el desayuno y también en la forma de presentarlo. Igualmente, conviene tener en cuenta que hay niños que rechazan por completo comer cuando están recién levantados.
  • No me cansaré de aconsejar el limitar tanto como sea posible, la toma de refrescos y zumos azucarados. Basta con echar un vistazo a las etiquetas de estos productos, para llevarse una no muy grata sorpresa.
  • Tampoco me cansaré de recomendar el hábito de recurrir a piezas de fruta fresca en caso de que el niño tenga hambre entre horas, ya que estas suponen una gran fuente de vitaminas y minerales. En este sentido, he podido comprobar por mí mismo en multitud de ocasiones, que “el día de fruta” en el colegio, no cala en el niño si verdaderamente no existe en el ámbito familiar un hábito de tomarla.
  • Es crucial el que los padres “prediquen con el ejemplo”. Es decir, si los niños no observan que existen hábitos de descanso o alimentación en el seno familiar, difícilmente podremos exigir  más tarde a los niños, imitadores por naturaleza, que sigan los que nosotros queramos.
  • Es básico no usar los alimentos o los restaurantes de comida rápida para premiar o castigar un comportamiento.

Sin embargo, ¿qué pasa si todos nuestros esfuerzos no son suficientes para con nuestro hijo o hacia nosotros mismos? Parece exagerado tener que acudir a un ansiolítico o antidepresivo y  más aún en un niño, aunque lamentablemente esa es la única opción que nos sugiere la farmacología convencional.

Los medicamentos homeopáticos, por su especificidad a la hora de abordar los síntomas de forma personalizada en cada persona, se convierten en un tratamiento de primera intención, pudiendo utilizar estos con nuestros hijos y/o con nosotros mismos, al ser además seguros y compatibles con otros tratamientos que pudiera estar siguiendo la persona en el momento de necesitar recurrir a la homeopatía.

Como médico que ha integrado la homeopatía como una herramienta terapéutica más para tratar a mis pacientes, cuando ha acudido a mi consulta un niño con una sintomatología clara de “estrés o síndrome postvacacional” (a veces más banal, a veces más importante), siempre he optado por recomendar medicamentos homeopáticos, tanto por su acción rápida, como por su seguridad y eficacia.

Una característica de la homeopatía relacionada con la personalización del tratamiento, tiene que ver con el hecho de que el médico homeópata escogerá un medicamento homeopático u otro en función del origen de los síntomas y de las diferentes manifestaciones que remita cada paciente. Esta información resultará de gran valor para el médico.

Así que recuerde: en caso de necesitarlo, existe un método natural, eficaz y seguro de volver a la normalidad, dejando atrás el síndrome postvacacional: los medicamentos homeopáticos.

Si te ha gustado ¡compártelo!

1 Comment

  1. Mónica el 2 septiembre, 2019 a las 12:32 pm

    Buenas, ¿Qué medicamentos homeopáticos se suelen recetar más a menudo para la ansiedad en niños (teniendo en cuenta que cada caso es único y habría que hacer un estudio pormenorizado, obviamente)?

Deja un comentario





corazon-azul_55

También te puede interesar

¿Cómo curar una quemadura solar?

La piel es el órgano cuya función principal es la protección corporal de los agentes externos, y la exposición inadecuada...

agosto 9, 2019

Tratamiento con homeopatía para el dolor de cuello o cervical: cervicalgia

Después del dolor de la zona lumbar, el dolor cervical es la causa más frecuente de consulta al médico por...

julio 26, 2019

¿Cómo nos ayuda la homeopatía con los traumatismos?

Entendemos por traumatismo, el clásico golpe. Y por qué voy a hablar ahora de traumatismos, sencillamente porque llega el buen...

julio 11, 2019

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma