Actualidad

Patologías

¿Cómo tratar las hemorroides con homeopatía?

¿Cómo tratar las hemorroides con homeopatía?

Por Dr. Jose Ignacio Torres

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son venas en el canal anal que pueden inflamarse o salir hacia fuera. De forma similar a las venas varicosas en las piernas, que producen sobre todo síntomas de insuficiencia venosa (dolor, picor, pesadez, cansancio e hinchazón), las hemorroides no causan problemas importantes en la mayoría de los casos.

Por lo tanto, hablamos de hemorroides o almorranas cuando las venas en el canal anal se dilatan formando varicosidades que pueden protruir (salir hacia fuera) o trombosarse causando dolor y a veces, ulcerarse sangrando.

¿Son frecuentes las hemorroides?

Como decía aquel anuncio que se publicaba en las antiguas revistas médicas que leía mí padre, sólo usted doctor, y la marca de una pomada conocen el secreto.

Era y es así, porque las hemorroides suelen ser un problema de salud menos consultado de lo que debiera, minimizado en ocasiones y una causa frecuente de automedicación.

La ausencia de un diagnóstico previo establecido (habitualmente el paciente interpreta todos los síntomas perianales como debidos a hemorroides) conlleva el riesgo de pasar por alto otras enfermedades que requieran pruebas diagnósticas o tratamientos diferentes a los empleados por el paciente.

Según algunos estudios la prevalencia puede estar alrededor del 5%, siendo más frecuente en personas de nivel socioeconómico elevado. La aparición de recidivas es frecuente, pero solo el 10% de los pacientes requerirán tratamiento con cirugía.

Causas de las hemorroides

Las hemorroides están relacionadas con factores hereditarios, dietéticos (dieta con poca fibra), hábito intestinal (estreñimiento con esfuerzos defecatorios, diarrrea), alteraciones del tono del esfínter anal, posturales y algunas enfermedades que provocan obstrucción fisica al retorno venoso como la cirrosis hepática y la trombosis de la vena porta.

A menudo, las causas de las hemorroides son múltiples y suele ser difícil saber con precisión el factor fundamental porque muchas circunstancias (tabla 1) de la vida cotidiana facilitan su aparición. Durante el embarazo, por un mecanismo de obstrucción orgánica del retorno venoso, la presencia de hemorroides es muy frecuente.


¿Cuáles son los síntomas de las hemorroides?

Los molestias más frecuentemente relacionadas con las hemorroides son, además de la diarrea o el estreñimiento previos, la presencia de mucosidad anal, picores, dolor y sangrado.

Cuando las hemorroides se prolapsan se puede notar sensación de plenitud rectal, de evacuación incompleta o de bulto en la región anal.

Aunque las hemorroides son habitualmente un problema leve de salud consultarlo con el médico es aconsejable para excluir otras posibles causas de dichos síntomas (fisura anal, fístula anal, divertículos, enfermedad inflamatoria intestinal, pólipos en el colon, neoplasia anorrectal, dermatitis anal y otros) a través del interrogatorio y la exploración física, especialmente en situaciones en el que el paciente presente sangrado rectal.

El médico llevará a cabo una inspección anal y si es preciso un tacto rectal. En algunos casos será necesaria la realización de pruebas complementarias como una rectosigmoidoscopia.

El sangrado en las hemorroides

El sangrado en las hemorroides no suele acompañarse de dolor. La sangre es de color rojo brillante y aparece después de la defecación, recubriendo las heces sin estar mezclado con ellas o con la limpieza, quedando el papel manchado.

La cantidad es variable desde un goteo en la taza del inodoro hasta diferentes cantidades en el papel.

Cuando aparece de forma espontánea y mancha la ropa interior está en general relacionado con la presencia de hemorroides externas por erosión en la piel de las varicosidades.

Hemorroides externas

Las hemorroides se clasifican según su posición respecto a la línea dentada en externas e internas.

Las hemorroides externas son venas inflamadas que se pueden ver y sentir a menudo bajo la piel fuera del canal anal. Normalmente, tienen el aspecto de un pequeño bulto y son del mismo color que la piel.

Representan la congestión del plexo hemorroidal inferior, localizado por debajo de la línea pectínea y recubierto por epitelio escamoso. Son frecuentes y cuando se trombosan producen dolor que motiva una consulta urgente.

El diagnóstico es sencillo a la inspección al observar una tumefacción subcutánea azulada (trombo) en los márgenes del ano, dolorosa a la presión.

Para “desinflamar” las hemorroides externas en el menor tiempo posible podemos utilizar medidas no farmacológicas (dieta, baños de asiento) y farmacológicas (fibra, venotónicos, pomadas de corticoides tópicos, medicamentos homeopáticos).

Hemorroides internas

Las hemorroides internas son venas inflamadas que salen del recto. Cuando las hemorroides internas se tornan grandes, pueden prolapsarse a través del canal anal.

Resultan del agrandamiento y descenso del tejido hemorroidal situado encima de la línea pectínea y cubierto por epitelio columnar. En su desarrollo, la mucosa del recto inferior penetra en el canal anal hasta prolapsar al exterior.

Clasificación de las hemorroides internas según el grado de prolapso

Grado I. No descienden por debajo de la línea dentada. Protruyen en el canal anal con el esfuerzo defecatorio pero no se observa prolapso externo.

Grado II. Se prolapsan por el canal anal durante el esfuerzo de la defecación terminando cuando éste desaparece de modo que se reduce de forma espontánea.

Grado III. Se prolapsan por el canal anal durante el esfuerzo de la defecación y no desaparecen al terminar éste requiriendo maniobras de reducción manual.

Grado IV. El prolapso es irreductible (se mantiene de continuo o se reproduce rápidamente tras la reducción).

Sus síntomas pueden ser la presencia de sangre brillante y roja en el papel sanitario o gotas de sangre en el inodoro. Una hemorroide con trombo contiene un coágulo de sangre y puede causar una sensación de quemazón dolorosa, presión o hasta un intenso deseo de rascarse el área.

Complicaciones de las hemorroides

Las complicaciones de las hemorroides más habituales son el prolapso, el prurito anal, el dolor anal, la trombosis hemorroidal, la incontinencia fecal y la anemia secundaria al sangrado.

El prolapso es más frecuente con la edad y cada vez con menor esfuerzo aumentando la producción de mucosidad que puede macerar la piel de modo que el paciente se queja de quemazón, picor o pesadez.

El prurito anal es secundario al prolapso de las hemorroides internas y los cambios en la piel por la mucosidad.

Más infrecuentes son el dolor anal sin trombosis en las hemorroides grado IV, la incontinencia fecal en las hemorroides grado IV y la anemia secundaria a sangrado rectal.

Trombosis hemorroidal

Es una complicación de las hemorroides grado II al IV al ser estranguladas por los músculos del esfínter anal. La hemorroide está dura, de color oscuro casi negro y no se puede reducir. La inflamación y el edema producen dolor e incluso se puede ulcerar.

El tratamiento depende del tiempo de evolución, de modo que si han pasado menos de 72 horas se recomienda la trombectomía y si no fuese así, emplear analgésicos (paracetamol), hielo y reposo relativo hasta que cedan los síntomas, generalmente en 2-4 semanas.

Tratamiento de las hemorroides

Las medidas de higiene y dietéticas han demostrado ser de utilidad en el tratamiento de las hemorroides por lo que el médico las recomienda cotidianamente de forma oral y escrita (figura 1).

  1. La prevención del estreñimiento y de la presión recto anal con la ingesta de fibra alimentaria y de líquidos a veces suplementada por fibra en medicamentos como Plantago ovata.
  2. El aumento del ejercicio físico, la pérdida de peso y evitar la sedestación prolongada son otras medidas utilizadas.
  3. Aunque no se ha demostrado la eficacia de los baños de asiento, siguen siendo recomendados con frecuencia.

Figura 1. Recomendaciones para pacientes con hemorroides

Tomado de: https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2016/07/13_09.pdf

Medicamentos: la utilidad de los tratamientos tópicos (pomadas) con anestésicos y corticoides (o combinados, como en aquel anuncio) no está demostrada, por lo que se aconseja que en caso de emplearlos como tratamiento sintomático se haga durante periodos de tiempo cortos (de 5-7 días), con precaución por sus posibles efectos secundarios y preferiblemente los que contienen corticoides solos.

En los episodios agudos podemos utilizar analgésicos como el paracetamol y venotónicos. Aunque existen dudas sobre su eficacia, estos medicamentos son frecuentemente empleados (figura 2).

La diosmina en dosis altas ha demostrado una reducción del tiempo de sangrado y del número de recurrencias y en una revisión sistemática se ha observado mejoría de los síntomas con este grupo de medicamentos.

Figura 2. Venotónicos orales: porcentaje de prescripciones por indicación. Tomado de: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-venotonicos-X0213932417612198

Aunque es infrecuente, en algunas situaciones es necesario recurrir a técnicas de cirugía menor o mayor para tratar adecuadamente las hemorroides.

Hemorroides y embarazo

Los cambios hormonales con el incremento de los niveles de progesterona ocasionan una disminución de la motilidad intestinal durante el embarazo, provocando estreñimiento; y el aumento de la presión venosa debido al crecimiento uterino dificulta el retorno venoso, originando hemorroides, que pueden causar dolor local, prurito y rectorragias.

Los antihemorroidales tópicos se consideran seguros, aunque se absorben en pequeñas cantidades por la piel perianal, por lo que puede ser mejor el tratamiento con medidas dietéticas e higiénicas, así como medicamentos con gran perfil de seguridad como los homeopáticos.

Tratamiento de las hemorroides con medicamentos homeopáticos

El papel de la homeopatía en el tratamiento de los pacientes con patología hemorroidal irá dirigido a la mejoría de los síntomas en función de la reacción individual de enfermar de cada persona en particular y a evitar la tendencia a las recidivas con un tratamiento personalizado para cada paciente.

Las ventajas del tratamiento homeopático en pacientes con hemorroides son su rapidez de acción, seguridad, efectividad y capacidad de personalizar el tratamiento en función de los síntomas más característicos de cada enfermo.

Su seguridad nos permite su empleo en mujeres embarazadas, lactantes, ancianos y pacientes con múltiples problemas de salud sin interferir en su medicación habitual.

Algunos de los medicamentos homeopáticos de uso más frecuente (tabla 2) en función de si los síntomas principales son prurito, dolor, sensación de pesadez o sangrado rectal son Aesculus, Arnica montana, Muriaticum acidum, Sepia, Nux vómica, Aloe socotrina, Collinsonia canadiensis, Paeonia, Ratanhia, Fluoricum acidum, Hura brasiliensis, Lachesis mutus, Nitricum acidum y Hamamelis virginiana.

Posiblemente uno de los medicamentos homeopáticos de uso más habitual en el tratamiento de la patología hemorroidal sea AESCULUS HIPPOCASTANUM.

Este medicamento proviene del castaño de indias (figura 3) y se ha venido empleando de forma tópica desde tiempos lejanos para aliviar los síntomas hemorroidales. El medicamento homeopático para las hemorroides se prepara a partir de la castaña (figura 4) con su tegumento que contiene taninos.

La sintomatología que nos hace pensar en prescribir este medicamento homeopático está relacionada con la congestión venosa en el plexo hemorroidal, en las extremidades con presencia de varices y en el tronco con hipertensión portal.

El enfermo refiere una sensación característica de astilla clavada en el ano y también puede presentar ardor, pesadez y picor en la región anal. Otros medicamentos homeopáticosde uso habitual en el tratamiento de las hemorroides son COLLINSONIA CANADIENSIS, planta herbácea con acción sobre el plexo hemorroidal y que recetamos cuando el paciente presenta  sensación de que el recto está lleno de agujas y dolor que empeora al defecar y con las emociones, acompañado frecuentemente de rectorragia, prurito y estreñimiento; y HAMAMELIS VIRGINICA,medicamento obtenido de unpequeño árbol similar al avellanoconsiderado el flebotónico homeopático por excelencia con acción en problemas de insuficiencia venosa y hemorroides con sensación de estallido y pesadez así como sangrado fácil.


Figura 3. Aesculus hippocastanum. Foto del autor.

Figura 4. Hojas y frutos de Aesculus hippocastanum. Foto del autor

Figura 4. Hojas y frutos de Aesculus hippocastanum. Foto del autor

Los dos medicamentos homeopáticos principales en el tratamiento de las hemorroides trombosadas son LACHESIS MUTUS y MURIATICUM ACIDUM.

En aquellos pacientes con tendencia a las recaídas o que presenten problemas de salud que condicionen una mayor probabilidad de tener episodios repetidos de hemorroides, se aconseja el empleo de medicamentos homeopáticos durante periodos de tiempo prolongados con el objetivo de mejorar a largo plazo este problema de salud. Algunos de los de uso más frecuente son Sepia, Graphites, Kalium carbonicum, Sulphur, Pulsatilla, Silicea, Lycopodium, Nux vómica y Calcarea fluorica.

Resumen

Las hemorroides son varicosidades del plexo hemorroidal, que pueden salir hacia fuera y manifestarse con síntomas como picor, dolor (sobre todo, cuando se trombosan) y sangrado, y cuyas causas generalmente son múltiples.

A pesar de que en general tienen buen pronóstico y la mayoría de los episodios se resuelven con tratamiento higiénico-dietético y medicamentos es importante descartar en la consulta del médico la presencia de otras enfermedades que provoquen síntomas similares, sobre todo, cuando el paciente sangra.

En los pacientes con trombosis hemorroidal el tratamiento quirúrgico es el más apropiado si consultan en las primeras 72 horas. El empleo de medicamentos homeopáticos como tratamiento sintomático de los episodios agudos, en la trombosis hemorroidal y en la cirugía como tratamiento complementario y como tratamiento continuado para evitar las frecuentes recaídas, es eficaz, seguro y bien tolerado, por lo que debe considerarse su empleo especialmente en embarazadas y en los pacientes más vulnerables por su edad o problemas de salud.

Tabla 2. Medicamentos homeopáticos en el tratamiento de las hemorroides y sus principales síntomas. Elaboración propia.

Bibliografía

  1. https://amf-semfyc.com/web/article_ver.php?id=114
  2. MacRae HM, MacLeod RS. Comparison of hemorrhoidal treatment modalities: a meta-analysis. Dis Colon Rectum. 1995;38(7):687-94.
  3. https://amf-semfyc.com/web/article_ver.php?id=346
  4. Lyseng-Williamson KA, Perry CM. Micronised purified flavonoid fraction: a review of its use in chronic venous insufficiency, venous ulcers and haemorrhoids. Drugs. 2003;63(1):71-100
  5. Perera N, Liolitsa D, Iype S, Croxford A, Yassin M, Lang P, et al. Phlebotonics for haemorrhoids. Cochrane Database Syst Rev. 2012; (8): CD004322.
  6. https://amf-semfyc.com/web/article_ver.php?id=1354
  7. https://amf-semfyc.com/web/article_ver.php?id=1190
  8. https://www.semfyc.es/pacientes/cuidarse/guia-practica-de-la-salud/
  9. https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2016/07/13_09.pdf
  10. https://amf-semfyc.com/web/article_ver.php?id=1123
  11. https://medlineplus.gov/spanish/hemorrhoids.html
  12. https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/hemorrhoids/symptoms-causes/syc-20360268
  13. https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-venotonicos-X0213932417612198
  14. https://www.cochrane.org/es/CD004322/COLOCA_flebotonicos-para-las-hemorroides
  15. http://s3.gi.org/patients/cgp/pdf/Sphemro.pdf
  16. https://www.hablandodehomeopatia.com/hemorroides-y-homeopatia/
  17. Boulet J, Demonceaux A, Donner F, Lêvèque Y. Esquemas y protocolos. Terapéutica homeopática. CEDH. 2012
  18. Jouanny J, Crapanne JB, Dancer H, Masson JL. Terapéutica homeopática. Posibilidades en patología crónica. CEDH. 2000
  19. Díez Llambrich X. Manual de materia médica homeopática. www.prescribohomeopatia.com Zaragoza. 2011
  20. Díez Llambrich X. Medicamentos homeopáticos de acción puntual. Masson. Barcelona. 1996
  21. Demarque D, Jouanny J, Poitevin B, Saint-Jean Y. Farmacología y materia médica homeopática. CEDH. 2010.
  22.  Vannier L. Materia médica homeopática. Porrúa. México. 2000.

Si te ha gustado ¡compártelo!

corazon-azul_55

También te puede interesar

Qué es ALLIUM CEPA y cuáles son sus usos en Homeopatía

Qué es ALLIUM CEPA y cuáles son sus usos en Homeopatía

ALLIUM CEPA, también conocida como cebolla, en un gran medicamento en
manos de la Homeopatía. Descubre las aplicaciones de...

mayo 20, 2020

Dolores musculares a consecuencia del teletrabajo y deporte en casa, y su tratamiento con homeopatía

El confinamiento, o semi confinamiento actual en algunas comunidades debido al COVID-19, nos ha obligado a adaptarnos y readaptarnos en...

mayo 18, 2020
Prepara tu cuerpo para las estaciones con homeopatía

La salud, las estaciones y la Homeopatía. Una historia interminable.

La vida es una sucesión de ciclos y de estaciones para las cuales es importante preparar nuestro cuerpo. Descubre qué...

mayo 11, 2020

Suscríbete a Homeopatía Suma

Recibe en tu email todas las novedades de la web

Al rellenar este formulario, aceptas la política de privacidad de la ANH y nos otorgas tu consentimiento expreso, libre e inequívoco para incorporar tus datos a nuestra base de datos y enviarte noticias, links e imágenes mediante email. En cumplimiento de la ley 34/2002, de 11 de julio de Servicios de Sociedad de la Información y de Correo Electrónico (LSSI), te informamos que tu dirección de correo será incluida en un fichero automatizado, utilizado para el envío de información sobre salud y homeopatía. La ANH garantiza un uso limitado de los datos a los fines descritos, y se compromete a respetar los derechos recogidos en el Reglamento escribiendo un mail a informacion@homeopatiasuma.com.

Imagen suscripción

¿Quieres que te mantengamos informado/a?

Suscríbete a Homeopatía Suma

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. Homeopatía Suma no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. En el siguiente directorio encontrará un listado de profesionales de confianza asociados a la ANH: https://profesionales.homeopatiasuma.com